Todas las décadas, tienen su encanto, ¿por qué no vivir felices?

Todas las décadas, tienen su encanto, ¿por qué no vivir felices?

Todas las décadas

Todas las décadas tienen su encanto, incluidas las que preceden a la vejez. Esa que yo llamo plataforma de despegue. De la cuarta, quinta y demás décadas, ofrecen un panorama de crecimiento, estamos todavía en construcción.

Podemos mejorar, cambiar y lo mejor es que podemos preparar un vejez con calidad de vida. Quiero aclarar, que la sociedad habla de vejez al paso de los años de una persona, pero, que solo nos señala el tiempo que llevamos aquí en este plano de aprendizaje.

No es la edad, ni las décadas

No es la edad, ni décadas, por las que pasamos. El tiempo, así vivamos 100 años o más, es porque tu alma vino a este plano y debe aprender a vivir, evolucionar y ser feliz con todos sus altibajos.

La primer llamado de entrar en la madurez, es a los 40 años. Hay que diseñar las metas, estrategias para lograrlas y ver y analizar nuestra evolución mensual o anualmente. Pues, una mujer debe contar con dinero y espacio propio decía la escritora inglesa Lorna Brown.

Y en los cuarenta y más, puedes continuar trabajando en lo que te agrada, solicitar un crédito, asegurar la inversión para tu salud y contemplar tu situación y estabilidad financiera, para: poder viajar, estudiar, amén de prever alguna situación crítica que requiera urgencia inmediata.

Lo más importante

Y por supuesto, no hay que olvidar el ahorro para nuestra vejez, si, pues para tener un ahorro sin presiones económicos, es bueno ir poco a poco guardando ese dinero para no pedir a los hijos o un crédito. Recuerda que los cuarenta, son una etapa de plenitud y confianza.

Tienes fuerza, energía y tu sexualidad puede manifestarse en todo su esplendor.

¿Crisis de los 40?

Popularmente se habla de la crisis de los cuarenta tanto en mujeres como hombres, porque es en esta etapa cuando podemos aceptar que hay cambios irreversibles en nuestras vidas. Cuando se llega a esta edad, mujeres y hombres, tienden a replantearse y hasta cuestionarse sobre la relación de pareja.

Por eso, se debe poner en la balanza, qué cosas se desean hacer que no se hayan pensado antes como persona, profesionalmente y como pareja si la tienes o no. Porque cuando tenemos entre los 18-39 años, aún creemos que la sabemos todas y no es así. Pues nos encanta vivir con mucha adrenalina cada día y nuestras hormonas revolotean sin cesar. Y cuando de pronto, bajamos un cambio, es donde damos un stop para pensar y reflexionar.

La década de los 50 años

Pasemos ahora a los 50 años y más. Tienes medio siglo de vida y de pronto te cuesta aceptar que llegaste afortunadamente a esa edad, y que además hasta quizás, debas aceptar el uso de gafas para solucionar la presbicia o la miopía y el astigmatismo como primer medida.

Y es así, cómo empiezan los primeros cambios del cuerpo, la vista es una de ellas. Si has llevado una dieta equilibrada y has hecho ejercicio no significa que no aparezcan achaques, como: una fibromialgia, diabetes, alto colesterol, intolerancia a algunos alimentos, artritis, etc.

De pronto, hasta quizás tienes cansancio, fatiga, estrés y necesitas hacer una siesta de una hora para reponer fuerzas. Hay algunas personas que sentados en el sofá, cierran los ojos por 15-30 minutos, porque si se acuestan en la cama, luego les cuesta levantarse. Relajarse, es muy importante a esta edad, así como en las siguientes décadas.

Entregar al universo

Pero también, existe una palabra llamada insomnio y a esa expresión, es cuando comenzamos a darle a la cabeza preocupaciones innecesarias a la hora de irnos a la cama a descansar. Es menester, antes de acostarse, cómo debes solucionar tal preocupación y entregársela al universo, y por medio del sueño, se te irá señalando los pasos que deberás dar, y aunque crea que no es verdad, lo es. Yo misma la practico día a día, porque puedo o no recordarla.

Pero en mi mesita de luz, siempre tengo un post it y un bolígrafo para apuntar si recuerdo ciertas partes del sueño. Y eso me ayuda a cómo debo resolver algo que me aqueja, o también si no recuerdo, durante el día palabras, personas o situaciones, me harán girar mi cabeza para tener la solución.

Sé que es difícil al principio cambiar esos pensamientos persuasivos hacia la negatividad por lo positivo, pero créeme que te ayudará a cambiar el chip.

Nuestro organismo

Hasta debes aceptar la menopausia y que tu peso suba, o en el caso del hombre que tenga disfunción eréctil. En ambos casos son tratables.

La pareja

También, hay otro tema, pues estadísticamente, se ha comprobado que entre los 45-55 años, es cuando las parejas más se divorcian después de haber criado a sus hijos, con lo cual se liberan de responsabilidades, lo contrario a que si se divorciasen jóvenes.

Pero también, en esta época de los 50 años en adelante, al no tener cargas de crianza de hijos, les llega el turno al reencuentro de la pareja, los que aún llevan varios años de casados.

Siempre digo que no es una la que eligió a la persona para que sea su esposo/esposa, sino que ambos se eligieron porque vibraban en la misma frecuencia en aquel momento.

Estar juntos, no es la rutina, los hijos, el trabajo, estrés, cansancio o lo monetario lo que los une, y continúen estando juntos. Es comprender que a pesar de diferencias que se tengan, elegimos a esa persona especial que un día amamos, para aprender y aprehender sobre nosotros como pareja y como persona individual para evolucionar. Todo esto, es un gran trabajo entre dos personas y también individualmente, pues son las lecciones de vida.

Muchas personas cobran conciencia, sobre la importancia de la salud emocional al haber llegado a esta década.

Los 60 y más años

Es en esta sexta década, es cuando descubrimos que empieza la vejez, y a ella le estoy dedicando este contenido que les escribo en este post. Pero, lo que me interesa comunicarte, es que desde ahora, pueden ir preparándose para llegar a una llamada importante, como es tener buena salud, un ahorro que les permita sortear las tempestades que les toquen vivir, amén de darle apertura mental a todo lo nuevo que se venga de ahora en más.

Aún, están a tiempo de crear las rutinas más favorecedoras de su alimentación y el trabajo de vuestros cuerpos y mente.

Recuerden que la base que hicieron en las décadas de los 40-50, es la que vivirán tranquilas en los años siguientes, pero que no se les olvide que estamos en constante construcción

Ahora bien, ¿ te molesta cumplir años? ¿en cada década que has hecho con tu vida? ¿estás satisfecha con lo que has venido haciendo o te engañas a ti misma diciendo: no me arrepiento de nada, no transformaré nada de mi vida?

Si te ha gustado el post, comenta y comparte, o si prefieres escribirme privadamente, puedes hacerlo a: contacto.conpersonalidad@gmail.com

Deja una respuesta