Síntomas y prevención del Síndrome de burnout en la mujer u hombre

Síntomas y prevención del Síndrome de burnout en la mujer u hombre

¿Qué es el síndrome de Burnout?

El trabajo en cada profesión que una realiza diariamente, no solo es la vía por la que percibimos una ganancia monetaria. Sino, que en muchos casos, es la materialización de nuestra vocación y pasiones con la que somos felices diariamente al desarrollarla. Pero, algunos ambientes laborales o profesiones, pueden resultar tremendamente agotadoras y estresantes, ocasionando un padecimiento conocido como síndrome de Burnout, que es un tipo de estrés crónico que requiere de tratamiento y atención. ¿Piensas que tu trabajo está afectando tu salud?

Significado de la palabra Burnout

La palabra Burnout proviene del lenguaje y palabra burn out, que significa quemarse, consumirse o agotarse.

Pues, se trata de un síndrome en el que el empleado o jefe, experimenta un estrés crónico caracterizado por el agotamiento profesional, otras señales que se puede destacar, es la desmotivación y la depresión, que forman parte de esta condición.

Aunque cualquier persona está propensa a padecerlo, existe profesiones en las que este síndrome se manifiesta de forma más común.

Entre ellas, destacan las del ramo de la medicina y la enfermería, las de atención al público, docencia o aquellos trabajos mecánicos y repetitivos en los que la rutina es siempre la misma.

Los síntomas

Esta condición, afecta de forma importante, la disposición laboral de la persona, su propia conducta en el trabajo y también su salud mental, pudiendo derivar así, en serias complicaciones.

Algunos de los síntomas del síndrome Burnout son las siguientes:

  • Problemas de conducta en el trabajo, el empleado o jefe que se muestra mal humorado, hostil, con problemas de actitud. Se convierte en una persona conflictiva y negativa con la que resulta complejo lidiar.
  • Desmotivación laboral, se pierde el interés por las tareas realizadas e ir a trabajar es un gran peso para el empleado o jefe.
  • Poca resistencia a las situaciones de presión o al estrés. Quien padece el síndrome de Burnout tiene una enorme carga de tensión, motivo por el que no puede manejar cualquier situación estresante que se presenta en el día a día.
  • Poca iniciativa laboral, agotamiento y baja energía.
  • Bajo rendimiento laboral debido a la ausencia de motivación.
  • Frustración, tristeza y en casos más graves depresión.
  • Físicamente, esta condición puede manifestarse en dolores de cabeza frecuentes, problemas gastrointestinales, afecciones cardíacas, problemas de sueño y dolor producido por la acumulación de tensión en zonas como el cuello y la espalda.

Lo que hacer en este caso

Si has detectado o piensas que padeces de síndrome de Burnout, resulta importante actuar cuanto antes. De lo contrario, el estrés laboral podrá comenzar a influir en otros aspectos, afectando severamente nuestra calidad de vida.

En casos crónicos importantes, la ayuda de un psicólogo laboral, coach de vida o la de un terapeuta, es altamente recomendable.

Sin embargo, también, será necesario realizar algunos cambios en la rutina de quien padece de esta condición practicando actividad física frecuente, mejorando la alimentación y encontrando aficiones que permitan alejar nuestra mente de lo que nos genera tensión.

Actividades a realizar

Reforzar actividades recreativas. Es necesario tener un tiempo para realizar actividades que nos generen placer y nos permitan despejar nuestra mente.

Reforzar relaciones personales. Los vínculos sociales funcionan como un apoyo frente a estas situaciones, además de fomentar reforzamiento positivo.

Respetar tiempos. Es fundamental que los tiempos de las comidas y de descanso, sean cumplidos. El tiempo para despejarse del ámbito laboral, permite que nuestra mente rinda más.

Diferenciación. Es importante, poder diferenciar lo laboral de lo personal. Cuando termina el horario laboral, procura que los problemas relacionados con el trabajo queden allí. No lo traslades el trabajo a casa.

Realiza ejercicio físico, para poder relajar la mente y el cuerpo. Los ejercicios de relajación y respiración también son recomendables para estos casos.

Consulta con un profesional de la salud, si consideras que esta situación no la puedes superar por ti misma. Él te recomendará un tratamiento adecuado.

Historia de vida

Justamente, hace poco, vino a mi una mujer empresaria, que padecía este síndrome de burnout y me contaba, que se sentía estresada ante todo lo que desarrollaba y cómo trataba de controlar todo.

Entonces, le manifesté que si quería controlar todo, supervisar y más cosas a la vez todo ella sola, iba a terminar mal. Por lo que le recomendaba, primero que derive actividades a personas capacitadas para cada área de su empresa.

Que no puede auto exigirse tanto en su profesión. Tenemos que saber cuándo parar y cuándo continuar. Debió aprender que el tiempo para ella, era necesario. Ser organizada, era una de las prioridades que debía trabajar en ella.

A veces, tanto empresarias como empleadas/os viven bajo presión y trabajar bajo presión, no es bueno para la salud mental de cada persona.

Tomarse el tiempo para una o para los empleados que están muy concentrados en su labor, tienen que tener esos minutos de descanso, pero también trabajar la motivación.

Veo muchos empresarios, jefes de área, que no saben motivar a la gente que trabaja con ellos, ni siquiera los escuchan o reconocen su labor. Y eso, a la larga, pasa factura. O bien, hay fuga de talentos o cambian a un trabajo mejor remunerados, aunque lo hagan todo sistemáticamente.

Yo te invito, si es que estás padeciendo este síntoma, recurras a un profesional médico, psicólogo o coach para que te orienten y den pautas a seguir en tu propio beneficio de salud mental. A veces, hay épocas que una tiene, en que su mente y cuerpo no responden, más tirando al principio o al final de año.

Si te ha gustado este post, comenta y comparte o si deseas escribirme en forma privada, puedes hacerlo a: contacto.conpersonalidad@gmail.com

Deja una respuesta