¿Sabes cómo resolver los conflictos laborales? Yo, te lo diré…

¿Sabes cómo resolver los conflictos laborales? Yo, te lo diré…

Conflictos laborales

En el trabajo, es donde pasamos una gran parte de nuestros días. De allí, que cuando se presenta un conflicto laboral importante, este consiga afectarnos de tal modo que resulta muy difícil separarlo de nuestra vida personal. Intentar solucionar un problema de este tipo requiere de estrategia y diversas herramientas con el fin de recobrar nuevamente la paz, por eso, te daré algunas claves importantes para que sepas cómo resolver conflictos laborales de forma efectiva.

Pasos a seguir

Los conflictos laborales, pueden desatarse por múltiples causas: malos entendidos, roce entre empleados, situaciones personales, falta de cumplimiento en los procesos, falta de compresión, entre otros. No importa el origen, resulta necesario evitar como mediador ponerse de parte de alguno de los involucrados, esto solo aumentará el problema.

La imparcialidad

La imparcialidad, es fundamental cuando se trata de resolver conflictos laborales entre dos empleados.

Resolver el conflicto entre dos o varias personas, debe incluir una solución efectiva que impida que este problema se repita o se generalice a otros empleados, no solo se trata de solucionar si no también de contener la situación de forma efectiva para que afecte a la menor cantidad de personas posibles.

Antes de resolver un conflicto laboral, es importante analizar con detalle la situación y aclarar cómo se hará, que medios se usarán, crear un plan y un esquema, de este modo parte del camino estará ya recorrido por el mediador. Es muy importante además, informarse con detalle acerca de todo lo que ha ocurrido identificando a los involucrados, sus perfiles, la situación que dio origen al conflicto y las consecuencias reales o potenciales del problema.

Llamada de atención en privado

Para atender el problema, se debe actuar directamente, si hay un conflicto entre dos o más empleados se debe convocar una reunión con los afectados para iniciar la negociación, las medidas indirectas normalmente no ayudan a calmar el malestar.

En este caso es muy importante:

  • Evitar llamar la atención de las personas involucradas en la situación en público, esto debe hacerse siempre a puerta cerrada en una reunión privada.
  • Se recomienda reunirse primero de forma individual con los involucrados para escuchar lo que cada uno tiene que decir, y luego convocar una reunión grupal en donde se den a conocer las soluciones que se han decidido y que deben ser acorde a la situación.
  • Es fundamental, hacer ver a las personas que han protagonizado el conflicto laboral, el modo en el que la situación está afectando de forma real o potencial el desempeño individual de cada uno, su relación con otros compañeros e incluso los resultados de la empresa.

La meta alcanzable

La meta, es llegar a una solución, pero es importante que los empleados entiendan que para ello deben colaborar. Todos tienen que conciliar, cambiar, modificar actitudes, de lo contrario será difícil resolver el problema, no se trata de tener o no la razón, si no de llegar a lo que es mejor para todos.

El mediador, deberá ser firme. Pero, también objetivo en la búsqueda de una solución.

Si el problema, es demasiado complejo y requiere de mayor análisis, no temas tomarte tu tiempo para encontrar la forma de resolverlo, hacer una reunión para tratar un conflicto no implica que enseguida se solventará, es mejor pensar antes de actuar.

No somos niños, somos adultos

Apelen al profesionalismo, no se trata de un juego de niños para ver quien es el bueno y quien el malo, se trata de volver a un clima de armonía, por eso, es importante recordar que no se está en un aula del instituto, sino en un ambiente laboral serio.

Para resolver un conflicto laboral, es importante conocer al personal involucrado, y poder determinar si se trata de una situación aislada o si hay alguien que frecuentemente ocasiona problemas a sus compañeros o supervisores. Los compañeros de trabajo conflictivos requieren de un manejo más especial, será necesario atender este caso con mayor cuidado y tomar decisiones efectivas para acabar con esta actitud.

Cuando no existe mediador, asumimos responsabilidad

En ocasiones, simplemente no existe un mediador para resolver conflictos laborales, por eso, debemos actuar por nuestra cuenta para solucionar las disputas con algún compañero o empleado, en este caso se recomienda:

  • Dejar que los ánimos se calmen para poder dialogar de forma tranquila y con calma. Es importante, usar la inteligencia emocional y evitar que sentimientos como la ira se apoderen de la situación.
  • Conversa de forma profesional con la/las personas con la que tienes o tiene el conflicto. No olvides, que ambos están en el lugar de trabajo. Por tanto, es importante evitar ofensas, insultos y malos tratos. Nunca ataques al otro de forma personal o acabarás por empeorar la situación.
  • Debes estar dispuesta/o a escuchar, a comprender y también a conciliar. No se trata de quién tiene la razón sino de encontrar soluciones para disminuir las tensiones y mejorar las relaciones laborales.
  • Acepta lo que el otro tenga que decir, acepten las diferencias entre ambos y lleguen a una conclusión que les permita solucionar la situación actual. Una vez que hayan hablado y encontrado la solución, ponla en marcha y trabaja para dejar atrás el rencor y la molestia.

No saber trabajar en conjunto

Cuando observo que en el plano laboral en empresas, siempre se quejan entre pares o de jefes y empleados, me apena que no sepan trabajar en conjunto y muchas veces, por no decir en general, la culpa es del superior por no saber escuchar lo que el empleado quiere decir.

“Total al final, es un simple empleado y detrás tengo a 20 personas esperando por un puesto de trabajo” y da pena esta forma de pensar de un superior de una empresa. Miles de gerentes y jefes de áreas repiten esto como un mantra.

Es menester tomar conciencia, responsabilidad. Jefes y empleados o entre empleados trabajan bajo presión y encima, trabajar y estar en un sitio en que no hay camaradería, realmente se puede desarrollar estrés y hasta depresión. Les sugiero, que tomen conciencia sobre este tema, todos los componentes de una empresa, son valiosos, no es que no valen para determinados puestos por ser conflictivos, se ponen excusas y escudos para no asumir responsabilidades.

Cuando se pasa de todo

El conflicto, surge de no desear entender al otro, no aplicar la empatía, el no saber escuchar o no querer escuchar. Todo esto te sonará, porque no vale la pena discutir.

Para discutir, se necesitan dos personas, pero para solucionar y caminar juntos trabajando a la par, se necesitan responsabilidad y saber conciliar por parte de todos los que conforman en una empresa.

Conclusión

Nadie es más o menos. Todos son iguales, las categorías la pone el hombre, pero el hombre que es inteligente, no busca jamás el conflicto, en la que puede haber diferencias, solo debemos pensar y cambiar de actitudes equivocadas.

Si te ha gustado el post, comenta y comparte o puedes escribirme privadamente a: conpersonalidadbyvivianagdm@gmail.com

Deja una respuesta