¿Quieres trabajar tu energía femenina? Te diré cómo, presta atención

¿Quieres trabajar tu energía femenina? Te diré cómo, presta atención

Conectar contigo misma, no solo es importante, sino que es una práctica fundamental e imprescindible que lo hagas día a día. Durante esta práctica, es esencial buscar nuestra energía femenina, esa fuerza que escapa del mundo físico, y que, en muchas ocasiones, muchas mujeres dejan olvidada. Hablamos de desear, atraer, y de ser a través de una energía receptiva, seductora, y calma.

Gracias a potenciar la energía presente en nuestro fuero interno, podes ser capaz de cambiarlo todo. En esta ocasión, quiero hablarte del empoderamiento enfocado a la creación y al amor. Por ello, voy a darte las claves, que te ayuden a entender qué es la energía femenina y cómo trabajarla, para potenciar tus mejores cualidades. Venga, ¡Descubre el poder que hay dentro de ti!

Qué es la energía femenina

La energía femenina, es una frecuencia, una vibración universal presente tanto en el plano físico, como en el espiritual. Es una energía que se encuentra presente en todo y en todos, independientemente del género y corresponde a la divinidad creadora del todo. Esta energía femenina, se encuentra conectada a la fuerza vital femenina, y solo puede potenciarse mediante un estado de conciencia. Por ello, es importante trabajar en ella para potenciarla adecuadamente.

Podemos definir la energía femenina, como esa capacidad de crear vida a través del amor y el poder más intenso y profundo de tu ser. Se trata de una fuerza que te envuelve, que ilumina tu camino y que te transforma día a día. Se trata de ese amor propio que, en muchas ocasiones, dejamos olvidado para poder prestar atención a otros planos de la vida o incluso a otras personas que hemos decidido priorizar.

Es cierto, que cualquier ser humano cuenta con energía femenina y masculina, independientemente del género y del sexo. Y, ambas deben estar en equilibrio dado que forman parte del universo y la creación, lo cual permite crear un todo. Es por ello, que conocer y entender ambas fuerzas, te permite aumentar tu equilibrio y bienestar.

Cuando hablamos de energía femenina (Shakti), nos referimos a la energía creativa, receptiva, intuitiva y reflexiva, aquella que gesta e inspira, mientras que la masculina (Shiva), es racional, competitiva e impulsiva, aquella que necesita hacer y dar.

Cómo trabajar la energía femenina

La energía femenina, es fundamental para poder llevar a cabo el empoderamiento femenino. Si nos olvidamos de nosotras mismas, nos abandonamos o nos relegamos porque estamos rechazando esta energía y todo su poder. Y no nos referimos a la parte estética, ni a cualquier concepto al que se le atribuye el adjetivo “femenino”, sino en un plano mucho más profundo, que se aleja de roles o estereotipos.

Trabajar la energía femenina, es mantenerla en equilibrio, el llamado Shakti y Shiva, Ying y Yang, Noche y Día, Luna y Sol. Y es que aunque muchas tenemos presentes que la energía masculina es la energía mental, de lo racional, el deber, las obligaciones o la competición, muchas veces dejamos totalmente abandonado nuestro lado femenino, lo cual hace que nos sintamos extraños o fuera de lugar.

Para potenciar la energía femenina es imprescindible conectar con ella, con la intuición, creatividad, inspiración, comunicación, la cooperación… Pero, es también fluir. Pero, ¿Cómo mantener el contacto con tu energía femenina? A continuación, te doy algunas actividades que te ayudarán a trabajar en tu Shakti:

Caminar o pasear

Elije una ruta que te guste, con la que te sientas cómoda o, simplemente, ponte a andar. Siente y observa la naturaleza, lo que te rodea. Tómate este tiempo para ti, desconectando, para relajarte. Camina o pasea sin la necesidad de llegar a ninguna parte ni con un tiempo previsto. Deja tu lado frenético, aléjate de una meta y no pienses en que hay un final, sino tan solo disfruta del camino. Déjate llevar.

Mediante esta sencilla actividad, podrás conectarte con la Tierra a través de tus pasos. Pero, también mediante los sonidos, olores, el aire o el sol… Conecta con todo ello y deja que tu energía femenina aflore. Siempre tranquila y dejando que la mente esté en blanco. Disfruta de toda esa naturaleza que se creó para ti.

Escribir

Otra actividad perfecta para poder trabajar la energía femenina, es escribir. Como he apuntado que nuestro Shakti está relacionado con la comunicación y la creatividad, así que escribir, es una excelente manera de conectar con tu yo interior. Escribe sobre tus sueños, lo que has vivido durante el día. Escríbele a tu yo del presente o a tu yo del futuro.

La escritura, es la herramienta más eficaz para conectar con una misma, porque a través de ella podrás descubrir cosas de ti misma que quizás no recordabas o de las cuales no eras consciente. No debe tener sentido, solo debes dejar que las palabras fluyan sobre el papel y rebelen qué es lo que tienes dentro para luego sanarlo.

Pintar

Otra buena actividad que también fomenta la creatividad, es la pintura. No tienes por qué saber dibujar, solo debes conectar con tu yo interior y dejar que los pinceles, tu lápiz, carboncillo o el elemento que desees utilizar hable por ti. Qué más da el estilo de pintura o tus conocimientos, tan solo es un método que te permite ponerte en contacto con tu yo interior. Si quieres iniciarte en esta manera de relajación y meditación, puedes probar de pintar mándalas.

Date un baño… O una ducha

Dedícate unos minutos a ti misma para relajarte y conectar con tu parte emocional. El agua, representa las emociones y puede ayudar a limpiarlas y purificarlas. Prepara ese momento para ti, añadiendo sales o sal marina para relajarte, también una luz tenue, velas aromáticas, incienso y música relajante.

Métete en la bañera o bajo el chorro de agua de la ducha y siéntela, conecta con ella y deja que se lleve lo malo, que te renueve y limpie por fuera y por dentro. Esta actividad, ayudará a eliminar la pesadez interna, aliviando las emociones y sentimientos más densos y poniendo en el centro tu energía femenina. Luego, sécate con una toalla suave, exclusiva para ello. Te sentirás como nueva y relajada.

Baila

Nadie te está mirando: baila. Baila como si no hubiera mañana. Pon música y muévete. Da igual cómo lo hagas. Siéntete libre, siente tu lado salvaje, ese que habita en tu interior. Con o sin ritmo. No importa, porque no hay reglas. Se trata de conectar con esa parte creativa, de soltarte la melena como dicen acá en España, y de sentirte más poderosa que nunca. Conectar con tu energía femenina a través de la música, te relajará, dará poder y te hará ver radiante y más feliz.

Conecta con tu cuerpo

Escucha tu cuerpo y sus necesidades, atiéndelo como es debido. Párate un momento, e interpreta las señales que te está dando, sobre todo cuando algo no va bien en tu vida o cuando no te encuentras 100% alineada con tu alma. Cuando escuches las necesidades, empezarás a vivir desde la conciencia divina que te proporciona la energía femenina, y así podrás ponerte a ti en el centro, sin reparos ni miedos.

Crea momentos de paz

Busca momentos de relax, momentos en los que reine la tranquilidad, contemplación, quietud y la meditación. Pues ello, te permitirá activar tu energía femenina y tu papel espiritual. Siente tu voz interior desde la calma y el silencio.

Siente tus emociones

Permítete sentir tus emociones, y no huyas de tus sentimientos. Pues en caso contrario, estarás desconectándote de tu energía femenina. Libera tus emociones, ya sea con una terapeuta o con tu círculo más cercano. Fluye y deja que tu lado femenino lo haga contigo.

Honra tu intuición

La intuición es sagrada y significa: saber sin saber cómo sabes. La intuición, va más allá del razonamiento lógico y del plano mental. Es ese sexto sentido que se revela y trasciende a través de diferentes formas. Fíate de esos impulsos, hónralos y hazles caso y verás como todo lo demás girará a tu favor. Practícalo.

Haz lo que te haga feliz

A través de cualquier actividad, puedes conectar y trabajar tu energía femenina. Se trata de hacer aquello que te haga feliz, y que te permita dedicarte tiempo a ti misma. Ya sea por escuchar tu canción o tu música favorita durante unos minutos, leer un libro, cocinar, cantar, hacer ejercicio…

Lo fundamental para trabajar tu energía femenina, es cuidarte y mimarte, conocerte mejor y darte la posibilidad de hacer aquello que realmente deseas hacer. Sin miedo, recelo, frustración, sin complejos… Recuperar la Shakti, te permitirá sentirte conectada, completa, libre y feliz. Ahora, solo debes preguntarte: ¿con qué actividad crees que conectas mejor?

Cómo equilibrar la energía femenina y masculina

Equilibrar ambas energías complementarias, nos permite manifestar realmente lo que deseamos. Y es que, tanto la energía femenina como la masculina, son dos polaridades de una misma cosa. Y, en ocasiones, pueden estar en conflicto cuando pretendemos eliminar la existencia de alguna de ellas de nuestro ser. Negar esta dualidad de nuestro interior, nos desequilibra y hace que reprimamos nuestro verdadero potencial, mientras que buscar el equilibrio entre ambas energías, nos permite un aprendizaje y crecimiento mucho más profundo.

Pero ¿Qué significa este desequilibrio? ¿Qué es la energía masculina en una mujer? Imagínate que potencias más tu energía masculina. Probablemente, en este caso, tiendas a racionalizar todo lo que sucede a tu alrededor, sin reparar tanto en el plano espiritual y desconectando de tus emociones. Lo importante, es lograr que ambas energías convivan en equilibrio, como lo deben hacer acción y esencia, mente y corazón, pues la una sin la otra, no tienen sentido.

Estar alineada con ambas energías, es favorable para ti y te permitirá sentirte muchísimo mejor, la cual es imprescindible para afrontar la vida. Sin la parte introspectiva que te proporciona la energía femenina, no podrás saber quién eres, qué quieres o hacia dónde quieres ir. Pero, sin la acción que te da la energía masculina, no podrás activarte para poder llegar a lograr aquello que deseas. El objetivo, es no quedarse siendo un ser pasivo esperando a que las cosas ocurran, sino identificar qué quieres que pase e ir hacia ello.

Para mantener las energías en equilibrio, es importante detectar cuál de ellas está más presente en ti. Pregúntate por qué y luego permite que la otra energía, también gane terreno hasta que ambas estén en sintonía.

Yoga para equilibrar la energía femenina y masculina

Si todavía te preguntas cómo equilibrar la energía femenina, debes saber que una de las mejores actividades físicas que te permite conectar con tu energía femenina y mantener el equilibrio con la energía masculina, es el yoga. A través de esta práctica podrás equilibrar ambas energías y reencontrarte con ellas.

Por ejemplo, mediante el yoga puedes activar tu lado masculino con prácticas más intensas, mientras que puedes fomentar tu parte femenina mediante la meditación y potenciando tu lado más espiritual.

Ahora bien, tu energía, ¿es femenina o masculina? ¿Están equilibradas? ¿Desarrollas más la femenina que la masculina o viceversa?

Si te ha gustado este post, comenta y comparte o si prefieres, escribirme privadamente, puedes hacerlo a: contacto.conpersonalidad@gmail.com

Deja una respuesta