¿Por qué es tan difícil tratar a los hijos de la pareja?

¿Por qué es tan difícil tratar a los hijos de la pareja?

Un nuevo comienzo con los hijos de la pareja

Al comenzar una relación con alguien que tuvo una anterior pareja, todo es nuevo, pero al iniciarse la relación de pareja, se debe ser honesta/o y se deja en claro que hay hijos de parejas anteriores.

Algunas situaciones, pueden resultar incómodas y hasta estresante, como por ejemplo: conocer a la familia de tu pareja, en la que esto incluye padres, hermanos, cuñadas/os e hijos.

Pero cuando además de los padres o los hermanos, hay que relacionarse con sus hijos, viene la pregunta inevitable: ¿cómo tratar a los hijos de la pareja sin herir la sensibilidad de cada uno?

La nueva pareja

Sabemos que en un principio, cuando se inicia una relación de pareja, es todo muy bonito, todo rosa, y momentos bonitos. Se está en versión conquista.

Si bien, en un momento, solo se conocen entre ellos y si bien se han enfrascado en una conversación seria de poner cada cosa en su sitio, se puede aceptar, pero, ¿qué sucederá en el momento de conocer a los hijos de la pareja, sea de tu parte como la de él?

Puede venir un desencantamiento o no, y tomarlo como algo natural y bonito, en la que la pareja asume la responsabilidad de que la familia se agrandará.

Pero, ¿qué sucede con la mujer u hombre que son solteros y su pareja ha tenido un matrimonio anterior y como fruto de ese amor, tuvieron hijos? ¿Están preparados para asumir responsabilidades?

¿Los hijos están preparados para recibir a un nuevo miembro en la familia? Las cuestiones son muchas y variadas y a veces las respuestas pueden ser favorables o no.

Siempre debemos pensar como mujer u hombre, si somos capaces de aprender a compartir a nuestra pareja con los hijos que han tenido en relaciones anteriores.

Consejos importantes en una relación

He aquí unos consejos, que te harán pensar, meditar y actuar:

Recuerda que al consolidar una relación con alguien que ha tenido una relación anterior y que tuvo hijos, y pasar al plano más familiar los hijos de tu pareja, pueden demorar en adaptarse.

Por ello, es primordial ser pacientes y darles tiempo para que se sientan cómodos.

Para algunos, el proceso es natural, otros pueden tardar más, depende de cada chico. Como pareja de una persona con hijos, puedes asumir tres posturas:

  • Ignorar a los chicos, lo cual sería incorrecto de tu parte.
  • Intentar ser una extensión de sus progenitores incluso en la disciplina.
  • O relacionarte con ellos como un adulto más, permitiendo que de esa conducta se cree un vínculo particular entre ustedes.Como queda claro, la última es la opción más sana y sensata para garantizar una buena convivencia entre tú pareja, sus hijos y tú.

Estar en segundo plano

Una buena forma de comenzar a tratar a los hijos de tu pareja, es mantenerse en segundo plano con respecto a los padres de la niña/o, y no intentar imponer tu opinión o disciplina.

Muéstrate dispuesta/o siempre a colaborar pero sin presionar, y comienza a relacionarte con la niña/o u adolescente como lo harías con cualquier niña/o o adolescente a tu alrededor: siempre buscando elementos en común que puedan unirlos a ambos.

Generar empatía entre tú y los hijos de tu pareja, es muy importante para crear una buena relación.

No asumas acciones extremas

Ante su presencia no asumas acciones extremas: ni los ignores, los acapares o acoses. Toma en cuenta que ellos son como los adultos pueden o no conectar con alguien, y para conseguir el éxito, deben ver en ti cosas interesantes y comunes con ellos.

Todo, es cuestión de tiempo, por eso toma a los hijos de tu pareja en cuenta pero trabaja por ganarte su confianza y aprecio sin presionarlos.

Una vez que sientas que se ha creado un ambiente de cordialidad y confianza, donde compartes con los hijos de tu pareja como un familiar cercano.
Entonces puedes pasar al siguiente punto, al de una figura en la que ellos puedan buscar ayuda, consejos o compañía.
Aunque, siempre desde la distancia hasta que ellas/os te acepten como una integrante más en la familia.

Vínculos afectivos

Busca crear vínculos afectivos genuinos. Interésate por las actividades de la chica/o, por su manera de pensar, gánate de a poco una posición en su entorno.

A veces, quizás choques en que tú no eres su mamá/papá, pero dile que si te permite ser parte de la familia, le apoyarás o hablarán de lo que les preocupa, pues a veces los celos y el miedo a que se ocupe un sitio en el que ya tienen una mamá/papá estarán cubiertos siempre.

Tu no le suplirás el sitio, sino que serás alguien que desea la felicidad de ellos y de su mamá/papá.

Nadie sustituye a nadie

Una vez que hayas alcanzado un nivel de relación óptimo, en el que puedas ejercer cierta autoridad, recuerda que a pesar de toda la confianza no debes sustituir nunca a su madre o a su padre, solo debes ejercer sus funciones en el caso de que sea necesario.
Sé paciente, no todos los chicas/os son iguales, con algunos puedes demorar más tiempo en conectar, pero con perseverancia y manteniendo la actitud correcta conseguirás llevarte bien con ellos y establecer una relación de armonía y respeto.
10. Aprende a compartir tu tiempo, amor, esfuerzo en esa pareja que has elegido con hijos, incluye actividades, momentos bonitos, y verás recompensado todo ese temor que tenías en un principio de la relación.

Conclusión

Si tuvieras miedo de cómo hacer frente a esta situación, puedes hacer terapia con tu pareja para que ambos sepan cómo encarar esta relación incluyendo a los hijos de uno u otros o de ambos.

No temas ser tu misma/o dentro de una relación con los hijos de tu pareja. Nunca soportes algo que no te guste, habla siempre de frente, pero hazlo con amor y sabiduría.

Si te ha gustado el post, comenta y comparte o si prefieres escribirme personalmente, puedes hacerlo a: contacto.conpersonalidad@gmail.com

 

Deja una respuesta