¿Por qué a algunos jóvenes les cuesta hacer amistad con sus pares?

¿Por qué a algunos jóvenes les cuesta hacer amistad con sus pares?

Hacer amistad

Hacer amigos en el instituto o en la secundaria, para muchos jóvenes no es tarea fácil. La adolescencia, es complicada, y cada joven sea mujer o varón, la afronta de una forma diferente. Rodearte de amistades, es fundamental para una vida plena y satisfactoria y el instituto o la secundaria, es el lugar donde los jóvenes pasan mucho tiempo, y es ahí, dónde hay más posibilidades de tener buenas relaciones amistosas con sus pares para que te lleven muy lejos y te mantengan motivada hasta la adultez.

Para hacer amistades en el colegio, existen varias opciones. Si el sitio dónde estudias, es continuación de tu anterior centro de estudios, muchas de las personas ya las conocerás y con algunas sociabilizarás.

La timidez y las etiquetas

Esto en principio, puede resultar positivo y menos intimidatorio. Pero, la realidad es que tras muchos años en el mismo colegio y rodeados de las mismas personas, todos acabamos etiquetados, ¿a qué si?

Y cambiar la opinión de los demás, es tarea casi imposible. Pero no hay que desanimarse, porque al final todo es cuestión de actitud.

Si cuando llegas a la secundaria, compartes clase con muchos de las/os compañeras/os de clase del colegio , te recomiendo que intentes hacer amiga/os con las personas que no conozcas, sobre todo si en los anteriores curso,s te has sentido bastante sola/o no tiene mucho sentido que intentes acercarte a tus compañeras/os de clase de siempre.

Acercarse a nuevos compañeros

Una buena opción es acercarte a los nuevos compañeros, serán personas más abiertas y que estarán más predispuestas a entablar una conversación.

Tendrán ganas de sentirse integrados, y mucho temor por todo nuevo que se les viene encima. Así que, procurar hacer amigas/os con ellas/os, será una estupenda idea para hacer nuevas amistades.

Si vas a ir a un nuevo colegio y no conoces a nadie, necesitarás un tiempo para adaptarte. Debes ser paciente, porque todo se acomoda al fin de cuentas.

Todo el mundo es nuevo y tienen ansía por aprender, conocer y hacerse un hueco en ese nuevo espacio.

Excusas para romper el hielo

Las excusas para empezar a hablar, son miles como pedir material para clase, preguntar por dudas sobre deberes, horarios, hacer alguna broma sobre un profesor. Cualquier tema puede ayudar a entablar una relación de amistad.

Pero no hay que agobiarse, ni desesperarse si no ocurre todo pronto.

También, puedes aprovechar los descansos entre clases o el recreo en la cafetería para empezar cualquier conversación. Si escuchas algo que te interesa, o de lo que sabes bastante de algo y ves que son afines, ahí se tiene otro tema para acercarse y entablar diálogo.

Fuera de clase en los pequeños descansos o recreos, también son los mejores momentos para intentar hacer amigos. Son instantes en los que los alumnos están lejos de la tensión del aula, y no hay peligro de descentrarse.

Además en esos descansos, puedes entablar una conversación sobre temas de clase, para liberar energía o descargar el malhumor.

Nos acercamos por intereses comunes

Aprovecha esos ratos para acercarte a personas para entablar relaciones, que sean de tu estilo y forma de ser. Evita a las personas problemáticas, que aunque puedan parecer divertidas, son solo un foco de malestar y futuros inconvenientes.

Si ves a algún compañera/o con algún tipo de problema que lo margina, es buena idea ofrecerse para ayudar.

Tendrás una imagen de persona firme y con carácter, y esto te convertirá en una persona admirada, generosa, profunda y la gente deseará rodearse de ti.

La actitud es importante

También te recuerdo, que cada vez que haya una oportunidad de hacer algo en equipo, te apuntes. Esa actitud participativa, divertida y positiva gusta a la gente.

Conviértete en una persona con ganas de compartir, y darlo todo por los demás. Otro de los aspectos importantes, es que debes sentirte bien contigo misma/o, valórate y no te menosprecies. Si te aceptas derrocharás confianza.

Siempre les comento a los jóvenes que, deben buscar sitios que propicien la actitud, los hobbies, el carácter… para así, encontrar amistades con los que compartas características en común.

Aprender a reír y sonreír

Debes aprender a reír y sonreír. Muestra felicidad. Saluda a las personas con una sonrisa. Así demostrarás que tienes ganas de hacer amistades.

Cuando digas algo a alguien, ten en cuenta que todo el mundo tiene sentimientos, y si no dices las cosas con tacto, puedes hacer que la gente se aleje de ti.

Apréndete el nombre de las personas, así que a memorizar el nombre de tus compañeras/os.

Temas que les interesan

Cuando conozcas un poco a tus compañeros sabrás que temas les interesan, una vez lo sepa,s háblales de cosas que les guste para que tengan ganas de conversar.

Evita hablar sólo de ti, porque esto puede ser fastidioso y cansino.

El miedo a no ser aceptada/o

Hay muchos jóvenes que se sienten frustrados por no ser aceptados tal cual son. Pero, sus propios pares, suelen hacerlos de lado si son «raros». Los raros, son los tímidos, los que no son de su misma clase social, de los que tienen miedo a hablar o decir lo que piensan inocentemente, etc.

Esta clase de jóvenes, sufren mucho internamente. Los diferentes grupos de pares que se forman en la clase o en el patio, hacen que no puedan participar porque se les ignora. Y ninguno, se toma el trabajo de acercarse, más bien los ralean.

O los que quisieran acercarse, temen que los demás los alejen juzgándolos y etiquetándolos como los «jóvenes raros»

Es importante, que se cambie de actitud, porque en esa edad, tras que se pasan períodos nuevos hormonales, el querer verse bien físicamente atractivas/os, las incertidumbres y miedos internos, afectan mentalmente a la/el joven en cuestión. Por eso, es menester que los jóvenes aprendan a compartir y dejar a un lado los prejuicios heredados de padres que fueron educados también en esa forma.

Si te ha gustado el post, comenta y comparte o si prefieres, escribirme privadamente, puedes hacerlo a: contacto.conpersonalidad@gmail.com

Deja una respuesta