Autoayuda

El mindfulness cómo me puede ayudar en mi vida

¿Qué es el mindfulness?

¿El mindfulness, es lo mismo que meditar?,  y ¿cómo me puede ayudar en mi vida diaria?, ¿cuáles son los ejercicios básicos para poder practicarlo? ¿me dará buenos resultados?¿en qué momento practicarlo? Estas son algunas de las interrogantes, que se nos vienen a la mente cuando escuchamos hablar del mindfulness.



Definición

Si se pudiera definir la palabra mindfulnes te podría decir que se trata de un concepto psicológico en el que la concentración de la atención y de la conciencia lo es todo.

Pero, te preguntarás: ¿qué significa esto realmente? El creador de esta palabra ha sido Jon Kabat-Zinn y define la palabra como: “prestar atención de manera intencional en el momento presente, sin juzgar”; o sea, estar conscientes en todo momento de nuestra existencia, de cada momento, pensamiento, emoción y poder sentir esas pequeñas cosas del día a día.

Claro que a simple vista es como que aún no entiendes hasta dónde quiere llegar este término.

Mindfulness1

Mindfulness

Estado de la mente

Aunque pareciera que vayan de la mano, hay que aclarar que no es lo mismo; por un lado el mindfulness es un estado de la mente, y por el otro, la meditación es el proceso que utilizamos para llegar a ese estado.

El mindfulness o atención plena, es un estilo de vida que te permite saber cómo disfrutar de cada momento.

Practicar la atención consciente, nos permite aprender a reaccionar en el momento exacto, es reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, y así, ver las enormes posibilidades que tenemos en la vida.

Tips del mindfulness

Para ayudarte con esta terapia, hay 10 reglas del mindfulness que harán que tu vida sea más plena…siguiendo estos sencillos pasos

Aquí y ahora

Cada vez que te dejes arrastrar por pensamientos relacionados con el pasado o el futuro, percibe que tu mente se ha despistado y haz regresar tu atención al momento presente, concentrándote en un ancla como tu respiración, tu cuerpo o algún sonido en concreto.

 

Sin crítica

Practica prestando atención a tus pensamientos y a los juicios que tu mente tiende a elaborar constantemente. No intentes detenerlos o resistirte a ellos, tan solo obsérvalos con curiosidad. La mente es una máquina etiquetadora.

Mindfulness

Mindfulness

Paciencia

Sé paciente con la evolución de tu experiencia de mindfulness. También con cada instante, aun cuando resulte incómodo y quieras pasar al siguiente. Debes ser paciente con la naturaleza errática de tu mente. Tratala como a un cachorro al que enseñas a sentarse.



Sé bueno contigo mismo

Sé amable y tratate con bondad. El mindfulness nos permite reconocer y examinar algunas emociones y pensamientos dolorosos.

En esos momentos puede ser de ayuda adoptar una actitud de compasión hacia nosotros mismos, tal como acogeríamos con calidez y bondad a un amigo que atravesara un período difícil.

Mindfulness3

Mindfulness

Mente de principiante

A veces la mente prefiere pensar que ha visto todo lo que hay que ver o que sabe cuanto hay que saber. Llamémosla la mente “sabelotodo”.

Intenta volver a todos los ejercicios y prácticas, y a cada instante, con una renovada sensación de curiosidad, y permanece abierta al descubrimiento. Es entonces cuando se manifiestan la magia y las verdaderas sorpresas.

Confianza

Confía en tu propia sabiduría e intuición. Esto no equivale a confiar siempre en tus pensamientos. Descubirás que los pensamientos cambian, vienen y se van.

 No esforzarse

El deseo de que las cosas sean diferentes puede ser un obstáculo para la verdadera experiencia de mindfulness. No se trata de ser una persona diferente, sino de acoger y aceptar el presente.

Aceptación

Acepta que las cosas son como son en cada momento. Eso no significa que no vayan a cambiar o no que puedan cambiar. Dolor x Resistencia = Sufrimiento. Dolor = Dolor.

Suelta lastre

Procura no aferrarte a ideas, pensamientos, control o al deseo de que las coas sean de una determinada manera. Percibe la diferente sensación derivada de aferrar frente a dejarlo correr.

Mindfulness4

Mindfulness

Compromiso

El mindfulness es una práctica, pero no es solo meditación. Podemos llevar el mindfulness a todos los aspectos de nuestra vida. Comprometete a meditar y practicar el mindfulness como una forma de ser y vivir.

Iniciación

Si quieres iniciarte en esta práctica, y aprovechar todo los beneficios que aporta, aquí te paso unos tips para practicarlos:

Para empezar a meditar, sólo tienes que reservar 15 minutos del día a poner en práctica estas pautas.

Respiración

La respiración es el mejor ancla para mantener la atención en el presente. Pero, ¿cómo saber si respiramos bien? Para controlar la respiración, inhala y exhala de forma pausada por la nariz. 

Fíjate como el aire entra y sale por las fosas nasales. Observar cómo respiras e ir repasando las sensaciones que se producen en tu cuerpo te ayudará a cultivar la conciencia plena.

Actitud

Durante el ejercicio verás que las distracciones van y vienen a tu mente. Cada vez que aparezca un pensamiento que te incomode o distraiga tu atención, déjalo pasar y vuelve a centrarte en tu respiración y en cómo está cada parte de tu cuerpo.

Evita ser crítica contigo misma si te cuesta concentrarte: no juzgar y tener paciencia son aspectos que definen la actitud mindfulness.

Mindfulness5

Mindfulness

Postura

Aunque los puedes realizar recostada o de pie, la postura por excelencia en la meditación es sentada en una silla o en el suelo con un cojín.

Debes prestar atención a tu eje corporal, mantener la espalda recta y relajada al mismo tiempo, los hombros y los brazos colgando de la caja torácica, la cabeza erguida y el mentón ligeramente recogido. Tu postura tiene que expresar presencia y dignidad.

Mirada

Puedes mantener los ojos abiertos o cerrados. Lo más interesante es que vayas alternando las dos opciones y ver cuál te resulta más sencilla. En el caso de que estén abiertos, te ayudará fijarlos en un punto, como una vela o un cuadro.

Sueño

Al iniciarte en las técnicas de meditación, intenta no practicar cuando estés adormilada, ya que tu nivel de concentración será más bajo. Asimismo, reduce las distracciones ambientes, como el ruido de la calle o del teléfono.



Interrupciones

Asegúrate de elegir un momento en el que sepas que nadie va a interrumpirte. Desconecta el teléfono móvil y apaga el ordenador e internet.

Esta es también una buena razón para elegir la mañana como un el mejor momento para practicar y cuidar de ti misma, antes de que los demás empiecen a necesitarte.

 Practicar Mindfulness

Para llegar al estado de conciencia plena, debemos practicar diariamente la meditación. También, hemos de empezar con sesiones cortas de 10 a 15 minutos mientras no dominamos la técnica, y después, lo iremos aumentando paulatinamente hasta llegar a media hora al día.

El mejor momento para ponerlo en práctica es a primera hora de la mañana, sólo procura no estar adormecida y tener todos tus sentidos 100% activados.

En cuanto al lugar ideal para practicarlo, es aquel que esté libre de ruidos y distracciones, en el que te sientas cómodo. Puede ser en lugares abiertos como parques y jardines o en la comodidad de tu casa. Eso ya dependerá de ti.

 

Ejercicios básicos

  • Lo primordial es aprender a canalizar tu atención en la respiración, sentirla y dejar que fluya. Una vez que tengamos dominado este punto, pasaremos a la meditación, en la que intentaremos poco a poco dejar la mente en blanco.
  • Y si ya lo has intentado, y lo tuyo no es meditar, existen diferentes formas en las que puedes desconectar sin necesidad de hacer meditación; estos son los ejercicios para calmar la ansiedad, que van desde: practicar un buen baile, hasta pintar o colorear mándalas.



Conclusión

Lo importante de este estilo de vida es que podamos desconectar de las situaciones que nos generan estrés y ansiedad, que dejemos de vivir en modo piloto automático y nos detengamos a pensar, disfrutar y sentir cada momento de nuestras vidas.

Responder

Be the First to Comment!

avatar
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: