Mi abuela materna, siempre me decía: «Nena, come sano o te vas a enfermar»

Mi abuela materna, siempre me decía: «Nena, come sano o te vas a enfermar»

Come sano y haz ejercicios

Mi querida abuela materna, siempre me aconsejaba y me decía: «Nena, come sano, y haz ejercicios o te vas a enfermar». Siempre recuerdo sus palabras, estaban llenas de sabiduría como las de mi madre.

Y yo siempre les digo no solo a mis hijas, sino también a mis amigas: ¡Pásate a la vida sana, eso si, no te rayes! pues tiene muchos beneficios, te lo aseguro.

Si estás pensando que ya es hora de comenzar a vigilarse la salud, entonces te daré todas las claves que te mostrarán cómo tener una vida saludable.

Responsabilidad y constancia

La alimentación, el ejercicio y algunos hábitos de vida pueden cambiarse fácilmente con responsabilidad y constancia, y así convertirte a ser un ejemplo para ti misma. Una de las opciones mucho más beneficiosas y provechosas para tu propia salud.

Para conseguirlo, solo tiene que ocurrir una cosa: ¡que tú quieras hacerlo! Ahora bien, te animo a que sigas leyendo este artículo en el que sabrás llevar una vida sana sin demasiado esfuerzo, ¿Te gustaría?

Alimentación saludable

Seguro que más de una vez has escuchado la frase de «somos lo que comemos», ¿verdad? Y, es que no hay sentencia más cierta que esta.

Los nutrientes que adquirimos gracias a los alimentos, permiten que tengamos la energía suficiente como para poder llevar nuestra rutina sin ningún tipo de impedimento.

Calorías vacías

Pero, si comemos más de lo que gastamos o si consumimos un tipo de alimento que no tiene casi nutrientes, lo único que hacemos es insertar en nuestro organismo calorías vacías sin ningún componente nutricional.

Es entonces, cuando engordamos y podemos llegar a empezar a padecer algunas enfermedades como: colesterol, afecciones cardíacas, diabetes, etc.

Una dieta sana sin grasas

Es por este motivo, por lo que si quieres tener una vida saludable, tienes que empezar a revisar los alimentos que comes y pasarte a una dieta más sana y con menos grasa. Para poder saber qué comer, a continuación vamos a darte una serie de premisas básicas con las que podrás empezar a diseñar tu propio menú:

  • Frutas y verduras: es importante que cada día tomes estos alimentos, porque son muy ricos en nutrientes (vitaminas, minerales, etc.) y no contienen apenas grasas ni calorías. El color verde, debe prevalecer si o si en tu plato sea al almuerzo o cena.
  • Carbohidratos integrales: los hidratos, deben formar parte de nuestra dieta. Pero. de poco servirán si los que tomamos son refinados (es decir, con la harina blanca). pues tienen un alto contenido en azúcares y han perdido la mayoría de sus nutrientes. Por este motivo, es aconsejable optar por los que sean integrales para tomar fibra y vitaminas o en su defecto, harina de almendras, coco, sésamo, linaza.
  • Proteínas bajas en grasas: las proteínas, deben formar parte de nuestra dieta. Pero, hay algunas que son más saludables que otras. En líneas generales, las carnes magras y los pescados blancos se recomiendan más que los otros alimentos. Sin embargo, esto no significa que abandones por completo su consumo. sino que reduzcas su ingesta en tu dieta.
  • Menos azúcar: con el azúcar pasa lo mismo que con los carbohidratos y es que, cuando se refina, pierde la mayoría de sus nutrientes. Es por este motivo por el que si tomas azúcar tienes que optar por el moreno o, en su defecto, por endulzantes que no tengan tantas calorías (Stevia o Eritritol, por ejemplo).
  • Menos grasas: para poder tener una vida sana, es importante que reduzcas el exceso de grasa en tu dieta. Por eso, deberás mantener a raya los productos de bollería, los embutidos, las salsas, los fritos, etcétera.

Comer de forma sana

Una vez que ya sabemos los alimentos que deben formar parte de la dieta, es importante también que conozcamos la manera idónea en que tenemos que tomarlos.

Pues no es la misma la cantidad de energía y de calorías que requerimos cuando despertamos que, por ejemplo, a media tarde o antes de dormir.

Por esto, a continuación vamos a explicarte qué hábitos alimentarios debes incorporar en tu dieta para comenzar a tener la vida saludable que deseas.

  • Dividir el día en 5 comidas: lo más recomendable es repartir las comidas en 5 tomas al día, para evitar tomar cantidades muy grandes de comida. Además de disminuir la sensación de hambre entre horas. Haciendo esto, conseguirás acelerar tu metabolismo. Pues, pasa más parte del día trabajando para metabolizar los alimentos.
  • Optar por meriendas saludables: por la mañana puedes tomar una mayor cantidad de calorías ya que, lo más habitual, es que termines quemándolas a lo largo del día. Pero, a la hora de la merienda, tenemos que controlarlo un poco más y optar por tentempiés ligeros como por ejemplo: fruta del tiempo, yogures desnatados, etc.
  • Carbohidratos por la mañana: este grupo de alimentos, nos aporta una gran cantidad de energía que, si no se quema, termina convirtiéndose en grasa. Por este motivo, los carbohidratos solo deberían comerse durante la primer parte del día (desayuno y almuerzo) y, sobre todo, procurar no tomarlos en la merienda y cena.
  • Bebe 2 litros de agua al día: para poder tener un cuerpo saludable y limpio de toxinas, es importante que optes por beber mucha agua durante el día, puesto que te ayudará a depurar el organismo de forma natural, además de conseguir reducir la retención de líquidos y que tus riñones funcionen mejor.

Mantener el cuerpo saludable

Además de la alimentación, para poder tener una vida saludable, es importante que ejercites tu cuerpo. ¿Por qué? Con la actividad física consigues:

Primero: quemar las calorías extra que has tomado durante tus comidas.

Segundo: activar la circulación de tu cuerpo consiguiendo que órganos como el corazón o los pulmones funcionen mejor.

Tercero: fortalecer tus músculos y tener más fuerza física.

3 veces por semana

Por estos motivos, es importante que al menos 3 veces a la semana hagas ejercicio en sesiones de 1 hora y que tu entrenamiento, incluya estas fases:

1. Calentamiento: es importante que antes de comenzar a hacer nada de ejercicio, hagas unos 5 minutos de calentamiento para evitar cualquier tipo de lesión.

2. Ejercicio cardiovascular: al menos 20 minutos de tu sesión tienen que estar destinados a activar tu cuerpo con actividades como correr, bicicleta, aeróbic, etc. De esta manera, consigues quemar calorías y calentar tus músculos.

3. Ejercicios de tonificación: para poder quemar la grasa acumulada, también, es esencial que incorpores ejercicios de musculación que te ayudarán a convertir el exceso de grasa en músculo.

4. Estiramientos: para evitar lesiones, es imprescindible que, después del entrenamiento, hagas estiramientos al menos durante 10 minutos para que el músculo se relaje.

Hábitos saludables

Pero, para poder llevar una vida sana, además de hacer ejercicio y comer bien, también es importante que dejes de lado malos hábitos, como por ejemplo: el tabaco, ya que es un vicio muy perjudicial para tu salud y no aporta absolutamente nada a tu cuerpo.

Lo mismo ocurre con el alcohol que, aunque sea un hábito social, tenemos que reducir su ingesta para proporcionarle a nuestro cuerpo todo aquello que necesita.

Es importante que, si bebes alcohol, lo hagas de manera prudente y controlada, porque provoca deshidratación, y contiene muchas calorías que son difíciles de metabolizar por nuestro cuerpo.

Del mismo modo, el estrés, es un ferviente enemigo del bienestar y de la salud mental puesto que la ansiedad y el nerviosismo, impide que puedas descansar bien, que te concentres y que te sientas a gusto contigo mismo.

Conclusión

Por este motivo te aconsejo, que dediques tiempo a ti misma, que hagas actividades relajantes, como: pasear, escuchar música, leer o incluso, hacer meditación, ya que tienen muchos beneficios para la salud.

Ahora bien, después de haber leído este post, ¿te queda claro muchos puntos o aún te faltan cosas por descubrir? ¿Practicas algunos de estos pasos que he señalado en el post?

Si te ha gustado este post, comenta y comparte o si prefieres escribirme privadamente, puedes hacerlo en: contacto.conpersonalidad@gmail

Deja una respuesta