Los perros: Los grandes guardianes del amor y la alegría en nuestras vidas

Los perros: Los grandes guardianes del amor y la alegría en nuestras vidas

Vienen a enseñarnos

Los perros, son animales (mal llamado, porque son ángeles que vienen a enseñarnos y cuidarnos) que son muy sensibles y empáticos, por lo que pueden percibir y responder a las emociones humanas.

Pueden detectar cambios sutiles en el lenguaje corporal, el tono de voz y las expresiones faciales de las personas, lo que les permite comprender y responder a las emociones humanas, como la alegría, la tristeza o el miedo.

Tienen un propósito específico

En cuanto a la misión de un perro al elegir a su dueño antes de venir a este plano, es una perspectiva más espiritual o metafísica según los filósofos. Los perros, tienen un propósito o conexión especial con ciertas personas antes de nacer o llegar a este mundo. Estos canes, eligen a sus dueños específicos para brindarles compañía, amor, apoyo emocional o incluso para enseñarles lecciones importantes en la vida.

Sin embargo, es importante tener en cuenta, la relación entre un perro y su dueño puede ser única y especial, pero la misión o el propósito que pueda haber detrás de ella, puede variar dependiendo de las creencias individuales.

La conexión

La conexión entre los perros y los seres humanos, es conocida por su profundidad y afecto incondicional. Los perros, han sido compañeros leales y amigos fieles a lo largo de la historia, y su capacidad para captar y responder a las emociones humanas ha sido ampliamente documentada.

Los canes, son capaces de detectar cambios en el estado de ánimo de las personas, lo que les permite adaptarse y responder en consecuencia. Pueden mostrar empatía al consolar a sus dueños, cuando están tristes o brindar alegría y entusiasmo cuando perciben felicidad.

Las diferentes funciones de los perros

Su habilidad para sintonizar con las emociones humanas ha llevado a que sean utilizados como perros de terapia y perros de servicio en roles donde pueden proporcionar apoyo emocional a personas que lo necesitan.

Algunas personas, los perros tienen una conexión especial con ciertas personas y que están destinados a encontrarse en esta vida. Estos perros, tienen una misión específica, como: brindar consuelo, enseñar lecciones de amor incondicional o ayudar en el crecimiento espiritual de sus dueños.

Perro y dueño una sintonía única

Si bien, pueden ser reconfortantes y significativas para algunas personas, es importante tener en cuenta que la relación entre un perro y su dueño, es única y especial por sí misma, independientemente de si hay una “misión” predestinada detrás de ella. Lo más importante, es valorar y nutrir esa relación, proporcionando cuidado, amor y atención mutua a lo largo de la vida compartida.

La relación entre los perros y los seres humanos, es un ejemplo maravilloso de la conexión profunda que se puede establecer entre especies diferentes. Los canes, han sido llamados “los mejores amigos del hombre” debido a su capacidad innata de comprender y responder a nuestras emociones.

Están dotados para percibir todo

Los perros, son criaturas altamente empáticas y sensibles, como he dicho en párrafos anteriores. Pueden detectar cambios sutiles en nuestro lenguaje corporal, expresiones faciales y tono de voz, lo que les permite percibir nuestras emociones.

Pueden sentir nuestra felicidad, tristeza, estrés o ansiedad, y responder en consecuencia. Por ejemplo: muchos perros buscarán consolarnos cuando nos ven tristes o nos proporcionarán alegría con su entusiasmo contagioso cuando estamos contentos.

Las habilidades de los canes

Esta habilidad de los perros para percibir y responder a nuestras emociones puede ser muy beneficiosa para nuestra salud y bienestar. Se ha demostrado, que la interacción con perros reduce el estrés, disminuye la presión arterial y aumenta los niveles de oxitocina, la hormona relacionada con el vínculo emocional y la felicidad.

En cuanto a la misión de un perro al elegir a su dueño antes de venir a este plano, se basa en la idea de conexiones espirituales más profundas. La existencia de un vínculo predestinado entre ciertos perros y sus dueños, es una conexión que trasciende el plano terrenal y que está destinada a suceder. Esta creencia real, puede brindar consuelo y significado a aquellos que experimentan una conexión especial con sus perros.

Solo están por un tiempo

Sabemos que tienen muy poco tiempo para cumplir su cometido, pues llegan a vivir entre 15-18 años como máximo. Otros, solo cumplen un corto tiempo. Pero, cuando se van, los dueños quedan vacíos internamente. Después de un gran aprendizaje, muchas personas caen en una depresión debido a su partida.

Otras personas, tratan de adoptar otro can enseguida, y no es que llenen ese vacío que el anterior dejó, sino que seguirá el dueño, aprendiendo de “sus hijos o nietos perrunos”, porque ellos son parte de la familia y por eso cuando alguien dice: “Son solo mascotas”, es una palabra errónea del ser humano, porque son ángeles que vivieron, vivirán y seguirán viviendo en nuestra alma. Porque ellos son grandes maestros para el ser humano además de especiales.

Su reencarnación

El tiempo de reencarnación de un perrito, dependerá de lo que vendrá a aprender y aprehender de nosotros los humanos como lección.

En última instancia, más allá de las creencias individuales, la relación con un perro es un hermoso regalo mutuo. Los perros, nos brindan compañía, amor incondicional y nos enseñan importantes lecciones sobre la lealtad, la gratitud y la vida en el presente. A cambio, les ofrecemos cuidado, protección y un hogar lleno de amor. Es una relación única y especial que puede enriquecer nuestras vidas de muchas maneras.

Pregunta:

A ti, que tienes un perro, ¿has tenido alguna de las experiencias que he marcado en este texto?

Si te ha gustado este post, comenta y comparte o si prefieres, puedes escribirme privadamente: conpersonalidadbyvivianagdm@gmail.com

Deja una respuesta