¿Estás perdiendo el hábito de escribir manuscrito? No perdamos esa costumbre

¿Estás perdiendo el hábito de escribir manuscrito? No perdamos esa costumbre

Un hábito que se está perdiendo

Esta misma pregunta la hice en un grupo para mujeres argentinas y las respuestas eran muy variadas. A la gran mayoría, les costaba volver a coger el bolígrafo o el lápiz para escribir en manuscrito alguna cosa.

Una de ellas, comentaba, que quiso escribir manuscritamente en un papel, y se sintió torpe. Porque como todo lo escribe digitalmente, sea por whatsapp o en internet siempre, su mano y dedos parecían no responder a las órdenes que se le estaba dando al cerebro.

¿Está mal o bien esto que está sucediendo actualmente?

Por una parte, maestros, profesores, en el sitio de nuestro trabajo, se usa mucho todo lo que sea digital, sin dar prioridad a escribir manuscrito.

Inclusive, los niños de tres años comienzan a saber las letras digitalmente, antes que escribir con un bolígrafo o lápiz sobre un papel. Y lo mismo pasa con leer, que también lo hacemos en digital, en vez de coger un libro de tapas para leer un cuento, historia o lo que sea.

¿Qué pasa con el escribir manuscrito?

La verdad, que entre chats, e-mails y redes sociales, se está perdiendo la costumbre de escribir. Para nosotras, madres, abuelas o profesoras que pasamos los 45-50 años y más, cuando éramos niñas, escribir en el cuaderno, enviar cartas, hacer monografías, dibujar, etc. era una constante.

Pero con la llegada de Internet, los hábitos fueron cambiando casi sin darnos cuenta. Hoy, nuestros hijos y nietos son nativos digitales por así decirlo. Y es probable que muchos de ellos nunca hayan enviado una carta por correo postal, por ejemplo.

Inclusive, yo cuando iba al primario y secundario, teníamos hasta tercer año del bachiller, una materia llamada “Caligrafía”, donde nos enseñaban a escribir en los cuadernillos que comprábamos en las librerías del barrio, en la que tenían diferentes tipos de letras, y hasta comprábamos la tinta china para escribir que colocábamos en un tintero involcable para no ensuciarnos.

Algunas, quizás recuerden que en los viejos pupitres, que en el medio de estos, también había tinta azul para escribir con la lapicera fuente compartiendo con tu compañera/o de banco.

Conclusión

No digo que no hay que evolucionar, más en este siglo XXI y que las que tenemos 45-60 y más años, recordarán todo lo que he expuesto en párrafos más arriba.

Volvamos al encanto del papel, de la hoja en blanco, sea de un cuaderno o libreta, un folio oficio, o de una hoja de carpeta, en la que escribamos en letra manuscrita.

Te invito, a tener un diario íntimo, y escribe en manuscrito tus experiencias de cómo han cambiado los tiempos desde que tienes uso de razón, hasta el día de hoy. verás qué agradable es hacerlo.

Si te ha gustado este post, deja un comentario y comparte. Si necesitas escribirme privadamente, hazlo dirigiéndote a: contacto.conpersonalidad@gmail.com

Deja una respuesta