Entendiendo y apoyando a las personas con trastorno bipolar

Entendiendo y apoyando a las personas con trastorno bipolar

El trastorno bipolar, es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por cambios extremos en el estado de ánimo, energía y actividad. En los niños y adolescentes, se llama trastorno bipolar pediátrico, mientras que en los adultos se conoce como trastorno bipolar.

El niño y adolescente bipolar

Los síntomas de la bipolaridad en los niños y adolescentes, pueden ser diferentes de los síntomas en los adultos. Los niños y jóvenes con trastorno bipolar, pueden tener cambios rápidos y extremos en el estado de ánimo, desde la euforia y la excitación hasta la irritabilidad y la tristeza profunda.

También, pueden tener dificultad para concentrarse, problemas para dormir, comportamiento impulsivo y pensamientos suicidas.

El adulto bipolar

En los adultos, el trastorno bipolar se caracteriza por episodios alternantes de manía y depresión.

Los episodios de manía, pueden incluir sentimientos de euforia, hiperactividad, falta de sueño y comportamiento impulsivo, mientras que los episodios de depresión pueden incluir sentimientos de tristeza, falta de energía, pérdida de interés en las actividades y pensamientos suicidas como los niños y adolescentes.

Es importante, destacar que el diagnóstico de bipolaridad en cualquier grupo de edad, es complejo y debe ser realizado por un profesional de la salud mental capacitado y experimentado.

Si sospechas que tú o alguien que conoces podría tener síntomas de bipolaridad, es recomendable buscar ayuda profesional para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Antiguamente se creía

La bipolaridad, como dije antes: es un trastorno mental que puede ser causado por una combinación de factores genéticos, biológicos y ambientales. Es lo que dice la antigua creencia científica.

Pero hoy en día, se ha visto que los factores más fuertes que el ser humano experimenta son los pensamientos, emociones y sentimientos no resueltos, con los que ha debido venir a sanar su alma aquí en este plano.

Científicamente, también se ha comprobado que es así como esto último y no como se creía en el siglo pasado. Cuando el niño, adolescente y adulto descubren lo que les afecta emocionalmente, es ahí donde se trabaja para que sane el individuo.

Factores que pueden desencadenar

Algunos de los factores que pueden desencadenar un episodio bipolar incluyen: el estrés, los cambios en el sueño, los cambios en la dieta, el uso de drogas o alcohol, y ciertos medicamentos.

También, se ha encontrado que ciertas enfermedades médicas, como: la tiroides hiperactiva o la enfermedad de Parkinson, pueden desencadenar episodios bipolares.

Además de los factores mencionados, algunos estudios sugieren que la bipolaridad “puede tener una base genética”, lo que significa que existe una mayor probabilidad de que una persona desarrolle la enfermedad si tiene familiares cercanos que también la padecen. Pero aclaro, que de ser así, son patrones individuales, no que las heredan como dice la vieja creencia.

También se ha demostrado que ciertas anomalías en las estructuras cerebrales pueden estar relacionadas con la bipolaridad, pero no es seguro científicamente.

Diferentes maneras según edad

La bipolaridad, es un trastorno que puede manifestarse de diferentes maneras en diferentes grupos de edad como he dicho párrafos más arriba.

En los niños, puede manifestarse como irritabilidad, cambios de humor extremos, dificultad para dormir y problemas de comportamiento.

Además en los jóvenes, los síntomas pueden incluir cambios de humor extremos, dificultades para concentrarse y problemas escolares o laborales.

En los adultos, los síntomas pueden incluir episodios de depresión y manía, cambios de humor extremos, problemas para dormir y cambios en la energía y la actividad.

Si se observa detenidamente, son todos factores emocionales, no es que el cerebro actúa por degeneraciones o malos circuitos del cerebro.

Es un trastorno mental grave

Es importante destacar que la bipolaridad, es un trastorno mental grave que requiere tratamiento profesional es lo que dicen los médicos de la vieja escuela, sin dar paso a lo que realmente es. Y esto, es en los que se equivoca el médico. ¿Qué hace el médico? Dicen que deben tomar pastillas, que dependerán de ellas toda la vida. En realidad, no es así, sino que le dan de comer a las farmacéuticas y laboratorios y la persona que tiene problemas emocionales, cree que tiene una enfermedad mental.

Una historia real para pensar

Les voy exponer un caso real, mi hija a los 6 años, me dijeron que tenía bipolaridad y déficit de atención adquirida, allá por los 90. Era la primera vez que escuchaba esas dos “enfermedades incurables”. Recuerdo haberle dado pastillas, que le recetaron los médicos a rajatabla. Mi hija, comenzó a descomponerse de tal forma, que nunca más le di aquellas horribles pastillas.

Entonces, años más tarde hablando con un psiquiatra infantil, le dije lo que había pasado. Cuando en realidad, no había tenido nunca esas dos enfermedades, sino que tenía problemas de adaptación cuando pasó del jardín al colegio y sus emociones, estuvieron a flor de piel. Las maestras de grado, me hicieron la vida imposible como madre y a mi hija haciéndole bullying, fue entonces que escribí a Inspección Primaria lo que estaba sucediendo.

No tenía Déficit de Atención Adquirida, sino que era una nena movediza como tantos otros niños, pero que eran incapaces de manejar a 35 alumnos en una clase, en las que unos niños eran tranquilos y otros movedizos como mi hija.

Cuando presenté por escrito, lo que las maestras me decían de cambiar de colegio porque ellas mismas le hacían bullying a mi hija, dije: BASTA. Fue entonces, donde aprendieron a callarse la boca, y a no criticar, juzgar y condenar sin el diagnóstico de un médico.

A la doctora que me dijo que mi hija tenía bipolaridad, consulté con otros facultativos. No es que no aceptara aquel primer diagnóstico, sino que quería estar segura de lo que se trataba. Y fue así, que finalmente, hoy mi hija es una mujer hoy día muy sana, sin secuelas de aquellas horribles pastillas.

Hoy es una profesional de éxito, centrada en lo que más le gusta. Y estoy feliz por ella y por haber indagado en aquel tiempo, en que comenzaban a diagnosticar a varios niños, adolescentes y adultos con “esa enfermedad” que no tenían un argumento real como se ve hoy y a empastillar a diestra y siniestra para que los laboratorios y farmacéuticas llenen de oro a través de niños, adolescentes y adultos sanos, que lo que en realidad les pasa, es que es todo emocional.

Sospechas de síntomas

Si sospechas que tú o un ser querido podrían estar experimentando síntomas de bipolaridad, es importante buscar ayuda médica y psiquiátrica real, no se dejen empastillar.

Durante los episodios maníacos, una persona puede sentirse excesivamente eufórica, irritable o hiperactiva, lo que puede llevar a una disminución de la necesidad de dormir, impulsividad y comportamientos arriesgados. Seguimos hablando de emociones y no de “enfermedad”, es lo que quiero que entiendan

En los episodios depresivos, la persona puede experimentar sentimientos de tristeza, desesperanza y falta de energía.

Cambios en el estado de ánimo

Además, los cambios bruscos en el estado de ánimo, pueden causar estrés y ansiedad tanto para la persona afectada como para su entorno familiar y social.

Los cambios en los patrones de sueño, el apetito y la actividad física, también pueden afectar negativamente el bienestar general de una persona con trastorno bipolar.

Por lo tanto, es importante recibir tratamiento para manejar los síntomas y mejorar la calidad de vida, siempre y cuando el paciente quiera sanar. 

Dicen que no existe cura

Los tratamientos disponibles, como la psicoterapia, pueden ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas. El tratamiento más común para la bipolaridad, incluye una combinación de terapia con aprender a aceptarse tal cual es.

Cuando digan: la bipolaridad no tiene cura, no les crean a esos médicos, pero esa decisión la dejo a tu merced.

Medicamentos para la bipolaridad

Los medicamentos utilizados para tratar la bipolaridad, incluyen estabilizadores del estado de ánimo, antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos. Y esas pastillas, envenenan al cuerpo y a la mente.

La terapia

La terapia, es una parte importante del tratamiento de la bipolaridad. Puede ayudar a una persona, a comprender mejor sus pensamientos y emociones, desarrollar habilidades de afrontamiento efectivas y mejorar sus relaciones interpersonales.

La terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia interpersonal, son los tipos de terapia más comunes utilizados para la bipolaridad.

Además de los tratamientos terapéuticos, se aconseja que debe haber cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a manejar los síntomas de la bipolaridad.

Estos, incluyen llevar un estilo de vida saludable, como hacer ejercicio regularmente, dormir lo suficiente, comer una dieta equilibrada y evitar el consumo de drogas y alcohol.

Tratamientos disponibles

Aunque en la bipolaridad, los tratamientos disponibles pueden ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas. Es importante trabajar con un profesional de la salud mental para desarrollar un plan de tratamiento personalizado, que aborde las necesidades individuales de cada persona.

Para ayudar a una persona con trastorno bipolar, los padres, maestros, cónyuges y compañeros de trabajo pueden seguir algunas pautas generales:

  1. Educarse sobre el trastorno bipolar: Es importante entender los síntomas y comportamientos asociados con la enfermedad para poder ofrecer un apoyo adecuado.
  2. Establecer una rutina: Las personas con trastorno bipolar a menudo se benefician de tener una rutina diaria estructurada que incluya tiempo para dormir, comer y hacer ejercicio regularmente.
  3. Ser comprensivos y pacientes: Las personas con trastorno bipolar, pueden experimentar cambios de humor y comportamiento impredecibles. Es notable, tratarlos con comprensión y paciencia, y no tomar sus acciones personalmente.
  4. Fomentar la comunicación abierta: Una comunicación abierta y honesta, es crucial para mantener una relación positiva con una persona que tiene trastorno bipolar. Es conveniente, escuchar sus sentimientos y preocupaciones, así como compartir los propios.
  5. Buscar ayuda profesional: El tratamiento del trastorno bipolar, generalmente implica terapia. Es crucial, que la persona afectada reciba el tratamiento adecuado y se mantenga en contacto con un profesional de la salud mental.

Conclusión

En resumen, para ayudar a las personas con trastorno bipolar, es importante educarse sobre la enfermedad, establecer una rutina, ser comprensivos y pacientes, fomentar la comunicación abierta y buscar ayuda profesional como dije en párrafos anteriores.

Si te ha gustado este trending topic sobre bipolaridad, comenta y comparte o si prefieres escribirme privadamente, puedes hacerlo en: conpersonalidadbyvivianagdm@gmail.com

Deja una respuesta