El orgasmo femenino como parte esencial de la mujer

El orgasmo femenino como parte esencial de la mujer

El orgasmo femenino

Este tema por años, ha sido tabú. Una sociedad, que lo categorizó como algo prohibido y pecaminoso, a tal punto que la mujer iba con miedo a un encuentro sexual con su pareja. El miedo, era su principal motivo para que una mujer no supiera disfrutar de su orgasmo femenino cuando se tenían relaciones íntimas. No sabían siquiera disfrutar, a no ser claro está, que el hombre le enseñara todo lo relacionado a la intimidad en una pareja.

Prohibido hablar y menos disfrutar

Inclusive, no solo las generaciones mayores que aún viven, han podido disfrutar de buenas relaciones íntimas maritales, también hay mujeres en países árabes o en África por ejemplo, que mutilan genitalmente para que la mujer no disfrute del sexo.

No se les está permitido ni osan preguntar nada acerca del sexo, por miedo a que les den una paliza o las maten. ¿Es eso justo? No, porque las mujeres no entendemos que muchas de nosotras, no puedan hablar o disfrutar sanamente del sexo con su pareja.

Pero hablemos de lo qué es el orgasmo femenino. Es el momento en que todas las células de nuestro cuerpo, disfrute y ría al mismo tiempo de una buena sincronización con la pareja. Esta es la mejor definición que se me ocurre, porque es la expresión sana de que nuestro cuerpo experimenta en forma magnífica nuestro erotismo.

Formas de disfrutar

Se puede disfrutar en soledad mediante el autoerotismo o cuando tenemos un pareja en reciprocidad. Se puede decir que es la cereza del pastel, después de un juego previo entre los componentes.

En torno al orgasmo femenino, se han creado miles de mitos. Podemos recordar cuando se decía que el orgasmo maduro y saludable, era el que se producía vía vaginal, es decir, penetración y orgasmo.

El gran Freud propuso esta teoría, que hoy no es la correcta o a medias. Hoy en día, las mujeres podemos tener orgasmos vía vaginal, en el clítoris si se estimula bien, en el ano y hasta se podría decir con una buena estimulación de pezones, la mujer puede llegar al orgasmo.

Pero, todo el juego en sí en las relaciones íntimas, es cuando la mujer aprende a sentir las respuestas de su cuerpo a las estimulaciones que le provoca su par. Incluso, hasta hay mujeres que han comentado que sienten orgasmos, mientras les dan el pecho a sus bebés.

Cómo se crea el orgasmo femenino

El orgasmo se puede crearse por la estimulación con el pene, manual, oral o en su defecto con algún juguete sexual. Cada quién, es libre de gustos, estímulos y motivaciones.

Otra falsa creencia, es aquella que por años nos hizo pensar que solo podías sentir el orgasmo era a través de la pareja con la que te casabas, es decir, que podía ser satisfactorio o no, pues dependía del hombre para que disfrutara la mujer del erotismo y sexualidad. Pensamiento retrógrado y machista.

Los tiempos cambian

Pero, hoy en día, afortunadamente, sabemos que el orgasmo es el producto de la conciencia de nuestro cuerpo, su placer y nuestro propio esfuerzo de saber disfrutar de una buena sexualidad y erotismo.

Varios médicos sexólogos afirman que: «el orgasmo, es de quien lo trabaja para sentir y vibrar, teniendo la pareja en igual sintonía y frecuencia vibratoria» o sea, el poder lo tienes tu y tu cuerpo junto a tu frecuencia vibratoria.

Si bien es un momento fascinante porque liberamos toda la energía acumulada durante la excitación, no todas las mujeres lo logran y eso no quiere decir que sean frígidas, sino que no se les ha enseñado a descubrir sus propios cuerpos.

¿Quién tiene la culpa?

Y eso es culpa de los tabúes que nuestros padres tenían, y en generaciones enteras que así lo enseñaban a sus descendientes, como cuando el hombre debía debutar con una prostituta para saber luego cómo estimular a la mujer que sería la madre de sus hijos.

Esa generación que pertenece al miedo, a la sin razón de no saber disfrutar de sus cuerpos solos o en pareja, también eran inculcados en la fe religiosa, donde todo fue, es y será pecado. Porque, todo lo relacionado con el sexo, es pecado y se reafirmaban en ella como algo correcto.

El pecado moral, en la que vas directo al infierno

¿Acaso es lujuria? ¿Es un pecado mortal, en la que te irás directo al infierno por experimentar el deseo y el erotismo de dos cuerpos que se entrelazan para disfrutar juntos?

¿Con la edad desaparece el orgasmo?

Inclusive, hoy en día, hay mujeres que no se lo permiten hasta llegar a la menopausia o bien en la vejez donde entonces dan rienda suelta a su imaginación y fantasía.

Hay quien piensa que durante este período de la vida, el orgasmo desaparece, pero no es así. Algunas adultas/os requieren de más estímulos, caricias, besos, un poco más de tiempo, pero pueden conseguirlo.

Otras, se estimulan si ven con su pareja una película porno, pues se ven en esas clases de películas cómo las mujeres quedan satisfechas, mediante gritos, gemidos y contornearse fuertemente. Esto en verdad, no es real, pero hay que aclarar, que la mayoría de las mujeres imitan, lo mismo que el hombre.

Pero lo que se debe tener en cuenta, es lo que ambos sienten y satisfacen mutuamente, y en cómo culminan ese acto de intimidad.

Conclusión

Por si no sabes, el día 8 de agosto fue el Día Mundial del Orgasmo Femenino, ¿a quién se le ocurrió empezar con esta movida del festejo? Es una incógnita. Si vamos al análisis del número 8, se puede asociar al 8 de marzo que es el Día Internacional de la Mujer.

Hoy se puede hablar en voz alta de la sexualidad femenina. Pero durante mucho tiempo, y hoy aún en ciertos países machistas, no se habla porque es un tema tabú y hablar de la sexualidad y gozo femenino es lo más cerca a un pecado capital.

Sabemos que el orgasmo femenino es saludable, que libera sustancias beneficiosas para nuestro cerebro y cuerpo. Y que la edad, no es un límite para experimentarlo.

Honremos siempre nuestros cuerpos, somos mujeres y merecemos sentir, vibrar y vivir en plenitud.

Si te ha gustado el post, comenta y comparte o si prefieres escribirme privadamente, puedes hacerlo a: contacto.conpersonalidad@gmail.com

 

Deja una respuesta