Cuán difícil se hace cuando estás en otras tierras y extrañas

Cuán difícil se hace cuando estás en otras tierras y extrañas

Cuando quieres irte

Recuerdo, cuando comenzó la aventura de querer venirnos a Europa. Corría el año 1992-1993, yo estaba embarazada de mi primer hija Melisa y la ilusión que tenía era terrible, hasta que se pudo concretar finalmente en marzo de 2005. Pero, la verdad, cuán difícil se hace cuando estás en otras tierras y extrañas todo aquello que viviste, en mi caso, 43 años vividos en Argentina.

No fue fácil. Ser inmigrante, conlleva muchas renuncias, dejar una vida atrás, dejar amigos y familia. Creo que si no hubiera sido porque viajamos en familia los 4 juntos, hubiese desfallecido a la primera, y eso que soy fuerte de carácter.

Experiencias

La experiencia de estar unida a tu propia familia, esa que tu formaste con tu esposo y dieron paso a tener en mi caso, dos hijas hermosas que son mis ojos, no lo cambio por nada. Fueron, son y serán mi fortaleza.

Duele al principio, extrañas, lloras, no sabes si vas a caer en un pozo depresivo, sientes que no sabes si ese es tu sitio en el mundo. Pero, te mantiene en pie, tu familia, es el motivo por el cual te levantas día a día y dice: – vale la pena- Tengo la bendición de amar y ser amada, con sus virtudes y defectos. Que todo lo que se te presenta, son lecciones de vida y que previamente, se te fue preparando el camino, hasta llegar donde has querido llegar como meta.

Aprendizajes

Si que lloré, y lloré mucho, también reí y protesté y tuve rabia, pero era parte de mi formación y la de mi familia.

Hace 15 años que vivo en España. Aunque soy trilingüe (español, italiano e inglés) y me trato de amoldar a lo cultural, me adapto bien a cualquier entorno. Pero, confieso que hay cosas que añoro de la cultura argentina, que es el país donde yo nací.

Costumbres argentinas

Una de esas costumbres, es la sobremesa, esos momentos que a veces se convierten en horas, hablando y compartiendo con amigos y familiares, a menudo con una taza de café o té por medio o quizás un mate, un clásico de mi cultura.

Entiendo que soy una mujer ambiciosa, luchadora y trabajadora, además de mamá de dos hijas ahora en los 20 y tantos. Reconozco, que interiormente soy muy familiera.

Tomarte una pausa en la vida diaria, para conectar con tus seres queridos, es super importante.

Si los tenés cerca, es un privilegio, pero si los tenés del otro lado del charco, existe el Internet donde puedes hacer vídeos llamada y conectarte en un segundo desde lejanas tierras.

España tiene otras costumbres

En España, hay un hábito que jamás he visto en Argentina, y es la de desayunar, comer o cenar y hasta festejar un cumple o aniversario de bodas en los bares o restaurantes. En un principio, cuando llegué, no entendía del por qué ir a gastar afuera, pudiendo hacer la reunión en casa. Luego, me explicaron que la casa, solo se reserva para que la familia se reúna.

Yo me quedé flipando como dicen acá, pero bueno, es cultural y debes aceptar reglas o no, todo depende de ti.

El trabajo y la flexibilidad

Si bien, en mi día a día, trabajo desde casa, no solo por esta pandemia en la que nos permite resguardarnos de este virus, sino que mis horarios son flexibles y me han ayudado de este modo, a conocer gente por este medio y conocerlos en persona o seguir de forma virtual.

Y como a veces no nos podemos juntar, les he comentado de por qué no hacer un «mate party» o » un almuerzo o cena time» vía Zoom y así charlar, reírnos compartiendo algo como un desayuno, merienda, almuerzo o cena.

Y así fue con esta nueva modalidad de poder reunirnos con familia y amigos, ya sea que estén cerca o lejos de la tierra de una.

A mi me encanta, porque me divierto charlando con mi hermano y sobrinos o tíos y primos que viven en otros sitios del planeta. Nos reímos de todo, compartimos anécdotas y es maravilloso. Lo mismo con mi hija mayor, que no vive en la misma ciudad que nosotros, o sea, su padre, hermana y yo.

Se formó un grupo muy lindo

Hace poco, se formó justamente un grupo muy bonito de argentinas que vivimos en Valencia, y ahora con esto de las restricciones y toques de queda, nos reunimos por vídeo llamada, o sea, por Zoom

Realmente, lo recomiendo, porque estar en contacto con la gente que uno quiere y ama, se te hace muy lindo el día y la experiencia es inolvidable.

Justamente una amiga, me comentó que al no poder juntarse en las fiestas con su familia, se decidió que hicieran una vídeo llamada para «juntarse» y así pasar las fiesta juntos de forma virtual pero viendo lo que comían y bebían amén de charla compartida. Me encantó la idea. Magnífica decisión.

Estoy segura que tu también te reúnes con tu familia, amigos y conocidos por este medio, pero falta que compartan alguna sobremesa o una de las 4 comidas.

Yo he encontrado vecinos de infancia, adolescencia y ahora en la adultez. También a compañeros de escuela y con familiares a los que no conocía. Es una experiencia maravillosa.

Saca un tiempo para ti

Saca un momento de tu tiempo, y disfruta de esa hora o minutos compartidos. Es muy bonito. La familia y los amigos son lo más. Comparte tiempo con ellos, no lo pospongas, deja de lado si has tenido una rencilla. Esos momentos son únicos e irrepetibles.

Cuéntame tus experiencias con tu familia y amigos. Dime, si haces sobremesa o compartes una de las comidas con ellos.

Si te ha gustado el post, comenta y comparte o si prefieres escribirme de forma privada, puedes hacerlo a: contacto.conpersonalidad@gmail.com

Deja una respuesta