¿Crees que si no ejercitas la mente se atrofiará en la edad madura?

¿Crees que si no ejercitas la mente se atrofiará en la edad madura?

Seguramente, alguna vez habrás escuchado decir, que si no ejercitas la mente se puede atrofiar en la edad madura. Erróneamente, pensamos que este órgano es un músculo que hay que adiestrar. Sin embargo, su atención debe ser tan importante, como el cuidado de tu cuerpo.

Sabemos que el cerebro es el encargado de coordinar totalmente todos los movimientos del cuerpo humano, controla la temperatura, la presión sanguínea, la tasa cardíaca, la respiración.

Amén de todo eso, recibe, procesa, integra e interpreta toda la información que recibe de los sentidos, pues nos permite pensar, razonar, sentir, ser; interviene en la memoria, el aprendizaje y administra las emociones. Sin él, se perderían totalmente todos los datos personales que allí se almacenan a lo largo de nuestra vida y no es posible a la fecha recuperarlos, por esta razón vale la pena mantenerlo sano y fuerte.

El cuerpo del ser humano es moldeable

Está programado para adaptarse a las condiciones ambientales en las que le toque vivir, al igual que el resto de partes de nuestro cuerpo. Y aunque a muchas personas les cueste adaptarse, al final aceptan su destino.

Pero en nuestra sociedad, tenemos muchas facilidades para dirigir los cambios que queremos que se produzcan en nuestras mentes, por lo que sacar el máximo potencial a través del entrenamiento mental dependerá de los retos que nos auto-impongamos y de cómo nos enfrentemos a los que vengan impuestos. Es lo que se llama un cambio de actitud en conjunto a nuestros pensamientos.

Recursos para entrenar la mente

El entrenamiento mental es uno de los recursos que tenemos a nuestro alcance para mejorar o perfeccionar alguno o varios de nuestros procesos mentales.

Es posible hacerlo mediante la ejecución de tareas mentalmente demandantes que, poco a poco, irán mejorando nuestras capacidades.

“La capacidad mental tiene cierta carga genética, pero no podemos achacarla únicamente a nuestro ADN, ya que tenemos la posibilidad de adquirir estrategias que la potencien”

Entrenar las capacidades cognitivas, es muy similar a entrenar el cuerpo. Así que, para conseguir mejoras es necesario salir de la zona de confort.

Hacerlo con esfuerzo pero también con constancia, para poco a poco ir subiendo la dificultad. Una vez que estamos acostumbrados a cierta tarea, la hacemos de manera automática, dejando de ser un entrenamiento para pasar a ser una rutina.

Necesitamos constantemente, nuevos desafíos, entrenamientos para no estancarnos. Es preciso, la motivación para que nuestra mente “no se duerma”.

Cómo cuidar la mente

  • Mantén una buena alimentación: Está demostrado que la buena alimentación proporciona una salud física y mental.

Toma en cuenta los alimentos ricos en omega 3, aumenta el consumo de antioxidantes como las vitaminas A, C  y E. No olvides la fibra y carbohidratos complejos (hortalizas, granos, cereales), además de alimentos con alto aporte en calcio. Un dato importante que puede ayudarte a mantener una mente sana, es respetar el hábito diario de desayunar. Consume carnes magrasaves para el aporte de aminoácidos.

  • Aprende cosas nuevas a diario: Es muy confortable para la salud de tu cerebro, realizar actividades nunca antes hechas, utilizando además la creatividad y la imaginación, de esta manera lo mantendrás 100% activo. Por ejemplo: aprender un idioma, saber tejer, pintar, etc.
  • El descanso es vital: Duerme al menos de 7 a 8 horas diarias, esto ayudará a pensar con más claridad, a tener mejores reflejos y a concentrarte mejor. Si esto no sucede, se podrían presentar muchas alteraciones en las funciones del cerebro. Es fundamental, descansar bien, sin sobresaltos o insomnios.
  • Aplica técnicas de relajación: La meditación, ayuda a calmar y a reducir los niveles de estrés, por lo que, tu mente podrá estar saludable para emprender nuevos retos. Te aconsejo también, leer buenos libros positivos, que te inviten a reflexionar y meditar al levantarte y al acostarte. El mindfulness y el Yoga.
  • Controla el consumo del alcohol: Ya sabemos, que todo en exceso es contraproducente. En el caso de las bebidas alcohólicas, pueden causar daños irreversibles a las células cerebrales, provocando así alteraciones en la memoria, en la concentración, trastornos de sueño y puede aumentar el riesgo de padecer depresión, ansiedad y estrés.
  •  Mantén una actividad física y social activa: El ejercicio y la recreación, repercute en el estado de ánimo saludable. Estudios y estadísticas, han demostrado que, cuando las personas pasan tiempo compartiendo con personas de su entorno, es más probable que no sufran pérdida de la memoria.
  • Ejercitar la memoria: es un trabajo es muy útil a la hora de estimular nuestras capacidades cognitivas. Existen gran cantidad de ejercicios con este fin. Una de las tareas diseñadas para este objetivo es la n-atrás. Esta tarea consiste en observar una pantalla en la que aparece una figura y desaparece, más tarde vuelve a presentarse. Hay que responder a la pregunta de si ha aparecido en el mismo lugar que la vez anterior. Cada vez se puede ir aumentando la dificultad de la tarea preguntando, por ejemplo: si hace tres presentaciones, la figura se encontraba en el mismo sitio.
  • Jugar a juegos de pensamientos, como ajedrez, damas, crucigramas, sodoku. Hace que la mente piense, razone y se concentre en vez de dispersarse.
  • La lectura: Es una de las formas de entrenamiento mental más eficaz, de bajo coste y con grandes beneficios. No es necesaria la utilización de tecnología ni obtener ninguna herramienta de alto coste, además, podemos hacerlo en cualquier sitio, y es una actividad placentera. Cuanto antes comencemos con el hábito de la lectura, mejor, por eso es importante inculcárselo a los más pequeños desde que aprenden a leer con cuentos y relatos cortos. Leer pone en juego muchos procesos mentales como la percepción, la memoria y el razonamiento. Cuando leemos descodificamos los estímulos visuales (letras, palabras, frases) convirtiéndolos en sonidos mentales para darles un significado. Esta acción activa amplias áreas de la corteza cerebral, lo que hace que sea un gran estimulador de la mente.

Conclusión

Ahora después, de haber analizado el paso a paso sobre lo que realmente necesita nuestra mente para que esté activa, es necesario un cambio de actitud grande, para que nos pongamos desafíos constantemente y no nos lamentemos del por qué nos pasa esto, sino hay que pensar en el para qué.

Absolutamente todo es aprendizaje en esta vida. El tiempo, nuestro movimiento, decisiones y más, giran constantemente, como el sol hacia la noche en que aparece la luna y las estrellas. Todo se renueva a cada momento. Aprende, que las lecciones de cada día, es para no caer en la rutina.

Si te ha gustado el post, me encantaría leer tu opinión y si deseas compartirlo para quien lo necesite, mucho mejor. O si prefieres escribirme privadamente, puedes hacerlo a: contacto.conpersonalidad@gmail.com

Deja una respuesta