¿Cómo ayudarías a tu hijo con depresión? He aquí la respuesta

¿Cómo ayudarías a tu hijo con depresión? He aquí la respuesta

La depresión de un hijo

Hoy, este tema tan delicado como es la depresión de un hijo, es menester, pensar y meditar este post, que está hecho para esos padres que quizás no se den cuenta que su hijo está pasando por una depresión y muchas suelen preguntarme, ¿Cómo hacer? ¿Qué hacer para ayudarles?.

Entonces siempre les pregunto: ¿Cómo ayudarías a tu hijo con depresión? Por lo que las respuestas de esos padres, es variada.

Ser madre o padre es una de las aventuras más maravillosas que un ser humano puede experimentar. Pero, también comporta responsabilidades que deben asumirse con paciencia, empatía, solidaridad y comprensión si la meta es jugar un buen papel en el desarrollo y crecimiento de tu hijo.

El bienestar de nuestros hijos

Generalmente, los padres desean por encima de cualquier otra cosa, la felicidad de sus hijos, lo cual a veces conlleva a un esfuerzo importante para lograr su bienestar.

Los divorcios, la no aceptación a los cambios, el colegio, las amistades o el carácter reprimido, existen múltiples motivos por los que tu hijo puede estar pasando por una situación complicada, gris y nada feliz.

En este post, te explico cómo ayudar a un hijo con depresión, porque con tu apoyo y tu cariño, conseguirás que tu hijo supere esta condición tan pesada y vuelva a ser una persona feliz.

Guía para seguir paso a paso

¿Tu hijo está malhumorado, triste o melancólico constantemente? ¿Se aleja de ti y del resto de familiares? ¿Ya no sonríe, no se divierte? La depresión, no es tan solo un período bajo en la vida de cualquier persona, esta enfermedad por llamarla de alguna manera, que se anida en su interior, sobre todo durante la adolescencia, ya que a veces no es fácil asimilar y aceptar las decepciones y cambios de la vida.

Vemos que, está conectada a esas emociones que experimentan en esta etapa y el cuerpo reacciona como la mente.

Generalmente con el paso de los días, la rabia disminuye, la tristeza se aleja y los sentimientos negativos desaparecen. Sin embargo, hay ocasiones en las que el malestar puede extenderse con el tiempo, y es en ese momento que como padres actuar.

Observar cómo actúa nuestro hijo

Si observas que tu hijo no sale de ese bucle de negatividad y tristeza, o si este tipo de estado anímico se prolonga durante semanas o meses, debes plantearte la existencia de un trastorno depresivo.

En ese caso, probablemente tu hijo experimente síntomas como: desanimo, falta de interés, apatía, autoestima baja e incapacidad de disfrutar o de comunicarse con normalidad. Estas son señales de alarma que nos indican que es momento de actuar.

El primer paso para ayudar a un hijo con depresión, después de observar el cambio de comportamiento y los posibles síntomas es, sin duda, intervenir y prestarle tu ayuda.

Hablar con tu hijo

En primer lugar, deberás hablar con tu hijo para saber qué le está ocurriendo, cuál es la causa de su malestar. Muchos padres, se sienten responsables de la depresión de sus hijos, otros simplemente consideran que el extraño comportamiento, es una parte más de la complicada adolescencia.

Pero, lo importante, es establecer un vínculo de comunicación, un entorno de confianza que permita acercarte a tu hijo para poder ayudarle.

Recuérdale a tu hijo que estás a su lado. Aunque parezca obvio, muchos padres olvidan expresar a sus hijos el cariño y demostrarles el apoyo.

Para superar la depresión, deberás repetirlo tantas veces como haga falta. Muchos chicos, piensan que no se merecen el amor y la atención de sus padres, lo cual les produce un sentimiento de desaliento y desanimo. Es importante, que tu hijo sepa que este no es el caso, que tu siempre estarás allí para apoyarlo.

Las emociones, están en juego

Podemos nombrar cantidad de cualidades y acciones para acompañar ese trance por la que pasa un hijo. Pero, en realidad, debes explicarle que las emociones que siente dentro de si mismo, se debe a que el cuerpo y mente reaccionan ante un conflicto determinado que no han parado solucionado o no han puesto un límite

Como por ejemplo: un chico/chica que les rechazó, una desilusión amorosa, desilusión de si misma/o como alumna/o, conflicto entre sus pares, etc.

Convengamos que el adolescente, necesita aprobación y no exigir a que sean como otros, un clásico ejemplo, es la comparación de hermanos o amistades estudiosas. Los cometarios negativos, si no sabe manejarlo, caerán en depresión.

Escuchar es importante

Escúchale, es importante que procures ser lo más comprensiva y empática posible, por lo que si consigues que tu hijo se abra y te cuente qué le está sucediendo evita las reprimendas, los sermones, las broncas o los enfados, así como las constantes e insistentes preguntas.

Por más grave que sea la situación, debes escuchar y respetar. Después, deberás actuar para conseguir que tu hijo salga del problema. Evita a toda costa, que entre vosotros se levante el muro de la incomprensión, pues solo te alejará más de tu hijo.

Acude a un terapeuta

No pienses en que es la última opción, dado que si tu hijo está atravesando un periodo depresivo, lo mejor será buscar la ayuda de un profesional.

Pero, no cualquier profesional, sino uno que entienda sobre trabajar sobre las emociones y cómo afecta al cuerpo y mente del adolescente.

El éxito del tratamiento psicológico, en este tipo de trastornos mediante psicoterapia es del 80%, no esperes a que la situación de tu hijo se complique y busca ayuda y apoyo de un profesional cuanto antes.

Una vez hayas conseguido que tu hijo acuda a terapia para superar su depresión, deberás seguir brindándole tu apoyo incondicional.

Asimismo, deberás controlar y asegurarte de que cumple todas las pautas estipuladas y marcadas por el psicoterapeuta, a fin de que supere de manera eficaz la depresión.

Actividades para el adolescente

Soy de las que piensa que los adolescentes, no deben estar medicados, mejor anímale a llevar una dieta sana y equilibrada e incluso a realizar alguna actividad física como: paseos en bicicleta, salidas familiares o caminatas, o actividades de relajación que puedan ayudarle a disminuir la tensión.

Todo ello, puede ayudar a mejorar su estado anímico favorablemente. Recuerda, que las actividades a desarrollar, será básica para aliviar cualquier síntoma de depresión.

Antes, durante y después del proceso de superación de depresión, deberás prestar mucha atención a cualquier señal de alarma, como algún indicio de suicidio, regalar sus pertenencias, hablar constantemente de la muerte, baja autoestima extrema, entre otras.

En el caso de que algo se complique durante este tiempo, no dudes en avisar y consultar al médico, terapeuta o profesional que está tratando a tu hijo.

Conclusión

Recuerda que tú debes ser el primero en aceptar la situación y en ser consciente de ella, si quieres que el menor lo supere y vuelva a ser un niño feliz.

No debes solo alentar y animar a tu hijo, sino que debes hacerle ver que con esfuerzo hay recompensas, que con positividad las cosas salen bien, la felicidad es una cuestión de actitud y que con una sonrisa todo es mucho más agradable.

La paciencia, la comprensión, la empatía, el apoyo, el ánimo, el respeto, el cariño y el amor podrán ayudar a tu hijo a superar una depresión.

No dejes de recordarle, que no está solo y que todo tiene solución, la felicidad está allí fuera y él debe ser consciente de que está en sus manos conseguirla. Porque ella/él vinieron a este plano a aprender y sanar.

Si te ha gustado el post, te pido que compartas y dejes un comentario o si prefieres escribirme privadamente, puedes hacerlo a: conpersonalidadbyvivianagdm@gmail.com

Deja una respuesta