7 formas de aprender a manejar y educarnos emocionalmente

7 formas de aprender a manejar y educarnos emocionalmente

Educarnos emocionalmente

La educación emocional en nuestra sociedad, se limita a la habilidad de esconder, reprimir las emociones. Esta sociedad dice: que los hombres que no deben llorar, como la letra de quien cantó King Clave por aquellos años ’70 y luego la sociedad «machista» que impuso de que las mujeres no tienen permiso para expresar su rabia y su frustración, frustrándolas emocionalmente; todo porque culturalmente “está mal visto”. Veamos como aprender a manejar y educarnos emocionalmente.

Por un lado nos piden que seamos humanos, y por otro lado, nos prefieren robotizados. Que ninguna emoción altere “la normalidad”. ¿Qué hacer?

Ser inteligente no te exime

Ser inteligente no te exime de perder la cordura, cuando las emociones se desbordan. Existen infinidad de personas inteligentes, que por cuestiones de celos, por ejemplo: pierden la cordura y el discernimiento, y arremeten con todo lo que encuentran a su paso sin tener en cuenta las posteriores consecuencias.

Amigos, familiares, incluidos los hijos, dignidad y autoestima, son valores sin importancia cuando se pierden cuando se dejan llevar por los celos, pongo por caso, aunque pueden darse otras razones.

Represión emocional

Con la represión emocional aparecen todos los síntomas del estrés, y cuando la presión acumulada llega al más alto nivel, deviene en locura. En este estado de locura, las emociones llevan las riendas, te arrastran, parece no haber más opción que llegar hasta el final, no hay inteligencia que valga; los sentidos se nublan, no ves, no oyes, ya no tienes el control y sólo quieres llegar al estado más doloroso posible con tal de que acabe pronto, sólo deseas que termine.

Esta respuesta tan violenta, se convierte en un auténtico tsunami emocional que destruye todo lo que pilla por delante: la confianza, el respeto, el cariño, la amistad, etc., ¡con lo que cuestan edificar!.

Pero, además, en nuestros procesos vitales internos, también es una auténtica batalla, todo nuestro cuerpo anda alterado, tanto nuestro sistema endocrino como nuestro sistema inmunológico se ponen en situación de alarma y tratando de protegernos ante esta emergencia dejan de hacer su trabajo habitual, dejando algunos puntos clave de nuestra salud por atender.

Una emergencia, es siempre prioritaria y atenderla suele ser una locura. Lo lamentable es que en esta situación no sólo tu salud se resiente, sino que también, las personas inocentes que te llevas por delante corren la misma suerte.

Cuesta mucho recuperar la cordura

Cuesta mucho recuperar la cordura emocional, más, si no aprendes a hacerlo e integrarlo en ti como una manera de estar en el mundo. Esto conlleva implicaciones tan profundas, que el cambio de comportamiento no es suficiente, la solución requiere que resuelvas una serie de incongruencias internas. Elaborar una nueva jerarquía de valores, que te devuelvan la cordura, y revisar lo que crees con respecto al mundo, a la vida, con respecto a ti misma/o.

La Programación Neurolingüística (PNL), es el método al servicio de la educación para la evolución y desarrollo del ser humano por excelencia, ya que, desde su enfoque, lo que falla no es sentir una cosa o la otra, lo que nos complica la vida es preguntarme: ¿Qué hacer cuando siento esto que me hace sufrir tanto? ¿Qué hacer para tener control sobre ello y que “eso” no me controle a mi? y, lo más interesante ¿Qué hacer para prevenirlo y que no aparezca nunca más de esa forma tan virulenta?. ¿Qué hacer para recuperar y mantener mi cordura emocional?.

Te voy a enseñar unos tips, que siempre enseño a la gente que trato:

1.- Respira profundamente cuando te sientas abrumada

El estrés, es algo que a veces podemos manejar y otras no, pero, claro, no es para menos, tampoco puedes dejar que te absorba. Una forma sencilla en la que yo me concentro es en la respiración. El aspirar y expirar controladamente, te relaja.

Cuando conscientemente reduces la velocidad de tu patrón de respiración, el sistema nervioso parasimpático toma el control, crea una mentalidad pacífica y reduce la presión arterial, influyendo así, en los estados psicológicos y fisiológicos.

Ayúdate también desconectando del constante flujo de información, finalmente no hay nada que puedas hacer más que mantenerte saludable y en casa relajada. Inhala mucho aire por la nariz y trata de sacarlo lo más lento que puedas por la boca. Repite por lo menos 7 veces.

2.- Visualiza viajar

Sé que suena un poco alocado, visualizar un viaje donde más te agrade ir a ese sitio que has soñado alguna vez. Solo cierra los ojos e imagínate en otro lugar.

La mejor forma de hacer esto, es reproduciendo algo de música, cerrando los ojos e imaginando cada detalle del lugar donde te gustaría estar. Al principio, puede ser muy aburrido, pero verás que con la práctica que maravilloso. La visualización, te puede ayudar a calmar tu sistema nervioso, y te ayudará a sentirte más tranquila.

3.- El ejercicio puede ayudarte a controlar el estrés y tu estabilidad emocional

El ejercicio, el movimiento del cuerpo es maravilloso, especialmente cuando te encuentras abrumada. Con solo 15 minutos, puedes calmar todos tus pensamientos. Proponte hacerlo una o dos veces al día. Últimamente yo he optado por hacerlo en la mañana y unas horas antes de dormir

Esto me ayuda mantenerme activa y muy cuerda. Si no tienes una sola idea de qué hacer, acá te dejo una app que me ayuda mucho para mover todo mi cuerpo, se llama Noom

4.- Acepta que aveces esta bien no estar bien

Vamos a ser suaves con nosotras mismas. Esta es una situación extraordinaria en la que estamos como el confinamiento. Sin embargo, debemos tomar lo mejor de ella. En vez de verlo como una completa tragedia, aprovecha el tiempo en casa para pensar en tu futuro, arreglar cosas que nunca arreglas, hablar por teléfono con tus seres queridos e incluso aprender algo nuevo. Busca siempre algo productivo que hacer. Si tienes la necesidad de llorar hazlo, esta bien a veces no estar bien.

5.- Leer algo nuevo

Leer puede transportarte a otros lugares, además puede ayudarte a mantener tu atención en algo mejor que redes sociales.

En este tiempo en casa, anímate a sacar esas lecturas que no has completado o bien a leer ese libro que te regalaron. Leer siempre será una actividad productiva que te puede ayudar a pasar por estos momentos.

6.-Evita pasar tu día en redes sociales

Desafortunadamente, los canales de comunicación en este momento tienen malas noticias, algunas falsas otras verdaderas. Sé que es importante mantenerte informada

Sin embargo, es aún más importante, mantener una buena salud, tanto física como mentalmente. Por lo que te invito a reducir tu tiempo en canales que contengan gente alarmista. Puedes silenciar a las personas en Facebook o Instagram.

7.-Comunicate con alguien

Una vez al día, haz una llamada telefónica a un familiar o amigo. Puedes hacer incluso una video llamada. Mantenerte en contacto con otras persona,s va a ayudar a tu estado de ánimo. Si no tienes ganas de hablar con alguien, consentite un baño caliente con pétalos de rosas, música relajante, velas o cocinando algo rico. Este es un buen momento para reconectarte contigo misma/o.

Recuerda que nada dura para siempre, y si bien es cierto que hay varias cosas que van a cambiar para siempre, mantenete con la mente positiva, que es lo que nos llevará a una vida con más calma.

Ahora bien, después de haber leído este post, ¿te ha pasado que por un momento has perdido la cordura emocional?

Coméntame aquí debajo del post o bien si quieres hacerlo privadamente, escribe a: contacto.conpersonalidad@gmail.com

Deja una respuesta